Diario Vasco

(actualiza la NA6070 con las mediciones registradas este viernes y la postura del Ayuntamiento)

Madrid, 13 jul (EFE).- Ecologistas en Acción ha criticado al Ayuntamiento de Madrid por no haber activado este viernes el protocolo de contaminación, lo que, a su juicio, constituye una "clara dejación de funciones", y ha tildado de "manipulación de la realidad" las alegaciones del Gobierno municipal sobre Madrid Central.

El ayuntamiento debería haber "activado el escenario 2 del protocolo de picos de contaminación" por los niveles de dióxido de nitrógeno registrados la víspera, algo que "no ha hecho y para lo que debería dar alguna explicación creíble", según Ecologistas.

"Numerosas estaciones superaron el nivel límite horario de 200 microgramos" de contaminante por metro cúbico de aire (Barrio del Pilar, Ramón y Cajal, Plaza de España, Escuelas Aguirre, Puente de Vallecas y Plaza Elíptica), añade la organización en un comunicado.

El Ayuntamiento de Madrid ha negado que tuviera que haber activado el protocolo de contaminación, como reclaman los ecologistas, ya que para ponerlo en marcha tienen que darse dos circunstancias, según han explicado a Efe fuentes municipales.

Una de ellas es la superación de los niveles de dióxido de nitrógeno establecidos, "aspecto que se cumplió el viernes, ya que se rebasaron en dos estaciones de la zona 1 los 200 microgramos por metro cúbico durante dos horas consecutivas de forma simultánea".

El otro requisito es que haya "condiciones meteorológicas desfavorables para el día siguiente, extremo que no estaba previsto".

Asimismo, los ecologistas han analizado los informes en los que el ayuntamiento de la capital ha basado sus alegaciones sobre Madrid Central, para mantener su decisión de continuar con la suspensión de las multas en esta zona de bajas emisiones.

Según esta organización conservacionista, los datos y argumentos esgrimidos por el ayuntamiento son "una clara manipulación de la realidad", ya que comparan datos de contaminación de periodos cortos con otros periodos que les resultan más favorables.

El Ayuntamiento de Madrid olvida, según esta organización, que el objetivo de Madrid Central no es multar, sino reducir la contaminación, "y las multas son una forma de conseguir ese fin".

"Si de verdad hubieran querido mantener ese objetivo disuasorio, aunque se anularon las sanciones automáticas, deberían haber dado instrucciones a la Policía Municipal y a los agentes de movilidad para que multasen los accesos indebidos, algo que no ocurrió", ha señalado la organización en una nota de prensa.

Ecologistas en Acción ha observado además que quien ha firmado el informe muy crítico con el funcionamiento del sistema de multas automáticas, el director general de Sostenibilidad y Control Ambiental, José Amador Fernández Viejo, "era precisamente el responsable durante la anterior legislatura de que este sistema funcionara correctamente".