Diario Vasco

Saint Etienne , 13 jul .- "El Tour de Francia impone por su grandeza en todos los sentidos, pero no es tan fiero como lo pintan". En esta idea y sensación coinciden el mallorquín Enric Mas (Deceuninck), el asturiano Iván García Cortina (Bahrain) y el madrileño Carlos Verona, debutantes españoles que ya han superado el impacto inicial de la carrera más importante del mundo, la de sus sueños.

"Una cosa es lo que te cuentan y otra lo que realmente te encuentras", dice García Cortina (Gijón, 23 años) en Mâcon, instantes antes de tomar la salida de la octava etapa del Tour de Francia, donde hace labores de gregario al servicio del líder italiano Vincenzo Nibali.

"La verdad es que lo esperaba más duro porque todo el mundo te mete miedo, pero en definitiva es una carrera más. En carrera, en el grupo vas como en una clásica o una París Niza, tal vez algo más rápido. Esperaba más impacto en relación a lo que decía la gente El león no es tan fiero como lo pintan".

Las sensaciones de Cortina, con la experiencia de 2 Vueltas en grandes, sí cambian ante el espectáculo de ver las cunetas "llenas de gente". "Ahí es cuando sientes algo diferente", afirma.

Cortina se encuentra "encantado" con su bautizo en el Tour, "una carrera especial, que te ilusiona desde la infancia y que te permite soñar con estar alguna vez en ella"-

Mientras trabaja en el equipo al servicio de Nibali, el asturiano espera tener alguna oportunidad al esprint, tal y como le ha prometido el equipo, y aunque le gusta más el recorrido del Tour que el de la Vuelta, "que tienes muchos muros", o descarta estar este año en la salida de la ronda española.

Carlos Verona (San Lorenzo de El Escorial, Madrid, 26 años) fue reclutado por el Movistar para defender en el Tour a sus líderes Nairo Quintana y Mikel Landa en el año de su debut.

Verona conoce el Giro por 2 participaciones, y ahora en el Tour ya ha olvidado la caída que sufrió en los Campeonatos de España y comenta a EFE sus sensaciones en la "grande boucle".

"El Tour es la carrera más grande, lo dice todo el mundo, y eso se puede apreciar, es incomparable a cualquier carrera, por todo el público que desplaza, los medios presentes...todos es más grande, y en carrera aquí están los mejores ciclistas del mundo".

Según comenta Verona a pi del autobús del equipo, el Tour "tampoco se come a nadie", pero todo se acentúa más. "Coincides con los mismos equipos, los mismos corredores, es cierto que todo lo que le envuelve causa un poco más de estrés, pero al final hay que pensar que es una carrera de bicis y lo único que varía es el escenario, los actores son los mismos".

Verona admite que en la salida de Bruselas las sensaciones fueron "un poco regulares".

"No tuve las mejores sensaciones porque por la caída en Murcia no había descansado bien, y porque además el Tour impone un poco de miedo escénico".

Todas estas experiencias las refleja Verona en un blog que escribe a diario, hábito que cumple desde que debutó como profesional. "Trato de llevar el lado humano del ciclismo al aficionado. Dedico 5-10 minutos al día, entre la meta y el hotel o entre masaje y cena, siempre usando el teléfono".

Enric Mas (Artá, Mallorca, 24 años), tiene la experiencia de 2 Vueltas a España, con segundo puesto de la general en 2018. Elñ ciclista del Deceunionck Quick Step disfruta en el Tour a pesar de que "todo es impresionante".

"El Tour es una carrera única, mueve mucha gente. En la carretera hay mucha tensión, pero yo estoy disfrutando. Aunque todo impresiona y están los mejores, para mi la experiencia está siendo muy buena, disfruto".