Diario Vasco

Madrid, 12 jul (EFE).- La petición de información de Vox sobre acciones formativas LGTBI en centros escolares madrileños ha vuelto a agitar el debate político con los derechos este colectivo, que ya protagonizó una de las exigencias del partido de ultraderecha para negociar el apoyo a un Gobierno de PP y Cs en Madrid.

La líder del partido ultradrechista en la región, Rocío Monasterio, ha presentado un escrito en la Asamblea de Madrid en el que solicita información al Consejo de Gobierno de colegios públicos y concertados en los que el colectivo LGTBI Cogam haya realizado actividades "informativas, formativas o de otra índole".

En concreto, pide la "fecha de celebración de la actividad, el centro en el que se realiza, el temario o información trasladada, breve descripción de la actividad o experiencia desde 2015 incluido hasta la fecha actual, nombre y apellidos del ponente o ponentes y cuál ha sido la clase o clases destinatarias".

La Consejería de Educación ha explicado que las acciones formativas extraescolares en los centros educativos no son determinadas por la Consejería, sino que dependen "exclusivamente de cada centro", por lo que no disponen de listados como los que pide Vox.

Además, ha informado de que "no hay ni una sola denuncia" ante la inspección educativa por adoctrinamiento en las aulas madrileñas, al tiempo que ha resaltado que la Consejería "ha cumplido, cumple y cumplirá escrupulosamente" con la Ley Orgánica de Protección de Datos.

A través de Twitter, Vox ha defendido su requerimiento de información. "A ver si ahora no se va a poder fiscalizar lo que se hace con la educación de nuestros hijos", ha escrito.

La petición ha despertado las críticas de partidos de izquierda, sindicatos y asociaciones.

El grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid ha anunciado que denunciará a la Fiscalía esta solicitud, el PSOE-M no descarta hacerlo, mientras que Más Madrid ha sugerido que sea la propia Consejería de Educación quien lo haga "a iniciativa propia".

Por su parte, CCOO ha anunciado que tomará "todas aquellas medidas legales" necesarias ante la Agencia española de protección de datos y ante el Tribunal Constitucional si se cede esta información a Vox.

Por su parte, la Federación Plataforma Trans ha pedido la "ilegalización" de Vox por peticiones que "pueden suponer un delito de odio por fomentar una causa general contra el colectivo".

No es la primera vez que el partido de ultraderecha pone el foco en el colectivo LGTBI, ya que en el documento con las exigencias para negociar una investidura de Gobierno con PP y Cs en Madrid reclamaron derogar ciertos artículos de las dos leyes regionales LTGBI, de 2016.

Una de ellas, la Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual, es precisamente la que contempla la celebración de actividades formativas en los centros escolares de la Comunidad "para el reconocimiento de la igualdad del colectivo LGTBI".

El Colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam) es el encargado de impartir estas actividades en los centros de la Comunidad que lo soliciten.

Durante 2018, el colectivo colaboró con 67 centros educativos madrileños y en lo que va de año ha participado en las sesiones informativas 10.798 alumnos.

El vicepresidente de Cogam, Jesús Grande, ha explicado a Efe que las charlas son "informativas" y que en ellas no se "alecciona" a los alumnos, como está "diciendo" la formación de ultraderecha.

Las actividades formativas, amparadas por la legislación, complican el entendimiento de Vox con PP y Cs, que ya han firmado un pacto de gobierno que necesita de los votos de la formación de Santiago Abascal para que pueda salir adelante.

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que no quiere hablar de "debates superados por la sociedad" y cree que este tipo de charlas con carácter "no obligatorio" deberían "entrar en la normalidad".

"Me parece incómodo estar siempre utilizando al colectivo LGTBI por unos y por otros cuando llegan las elecciones o cuando estamos en momentos delicados", ha lamentado en una entrevista en Telemadrid.

Su socio para llegar a formar Gobierno, Ignacio Aguado (Cs), declaró el jueves que Vox está "en su derecho de pedir la información que considere oportuna y la Comunidad de Madrid será la que tenga valorar si es conforme a derecho".

La petición del partido en una sucesión de reacciones en la que también ha entrado la sociedad 'tuitera', que ha llevado durante este viernes a lo más alto de los 'trending topic' nacionales la etiqueta #ApuntaMiNombreVox.