Diario Vasco

Madrid, 12 jul (EFE).- Las personas con problemas de salud mental aún sufren el "rechazo" de la sociedad que "les da la espalda" y les estigmatiza, por eso reivindican que éstas patologías sean una "prioridad política" y que la ciudadanía colabore para que puedan salir "del fondo de la habitación".

Con motivo de la presentación del plan estratégico 2019-2022 de la Confederación Salud Mental España, algunos de sus representantes han querido hacer hincapié en la necesidad de "normalizar" a aquellos que sufren estos problemas para que puedan hacer una vida como el resto de la población.

El presidente de la Confederación, Nel A. González, ha recordado, en declaraciones a los periodistas, que una de cada cuatro personas podría tener a lo largo de su vida problemas de salud mental en España, donde un millón padece trastornos graves.

Estas personas se encuentran con barreras en todos los ámbitos, desde el cultural hasta el laboral (el 87 % de estos pacientes no trabaja), a pesar de que precisamente el empleo es uno de los puntos de partida para que estas personas puedan "alcanzar la autonomía, ganar autoestima y recuperar la ciudadanía".

"La salud mental debe ser una prioridad política", ha insistido González, quien ha reclamado más inversión, recursos, formación e información para que la situación "se vaya revirtiendo".

El presidente de Salud Mental Ceuta, Basilio García, ha abundando, a los medios, en que se han instalado algunas afirmaciones en la sociedad muy negativas sobre estas personas como que son violentas o que no tienen capacidad de trabajo, "cuando no es verdad".

Como la sociedad les "da la espalda", estas personas se encierran en "el fondo de su habitación" donde la salud mental no prospera. "Creemos en el empoderamiento, en la autonomía, en la recuperación de habilidades para participar en la vida social", ha señalado García.

En el mismo sentido se ha pronunciado la presidente de Salut Mental Comunitat Valenciana, Rosa Bayarri, quien ha pedido que no se juzgue a la persona por el diagnóstico.

A su juicio, la unidad de salud mental está bien estructurada pero falta formación en Atención Primaria, y ha calificado de "escasa" la atención de salud mental infanto-juvenil.