Diario Vasco

Asunción, 12 jul (EFE).-Una persona murió y otra resultó herida durante un enfrentamiento hoy entre policías y supuestos narcotraficantes en el noreste de Paraguay, en el que fue detenido un presunto jefe narco que controlaría la producción y envío de marihuana a gran escala a Brasil, confirmó la Policía Nacional.

La detención del paraguayo Fredy Irala se produjo en el curso de un allanamiento policial a una finca rural en una zona boscosa de Capitán Bado, en la línea fronteriza con Brasil, según indicó a Efe Nimio Cardozo, jefe de la división antisecuestros, grupo de apoyo en el operativo.

La presencia policial fue advertida por los supuestos narcotraficantes, que dispararon a los agentes, quienes respondieron de la misma forma.

El enfrentamiento se saldó con la muerte de un presunto narcotraficante y heridas a un segundo, además de con el arresto de varias personas, entre ellas Irala.

Fuentes de la Fiscalía señalaron a los medios locales que Irala es uno de los principales responsables del tráfico de marihuana en esa área, en el departamento de Amambay, donde abundan las plantaciones de esa droga.

De hecho, el dispositivo se produjo horas después de que agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) se incautaran de unas 12 toneladas de marihuana en el interior de varios campamentos clandestinos en Colonia Puendy, en el distrito de Capitán Bado.

Los campamentos, que fueron allanados anoche, contaban con energía eléctrica, prensas industriales y otros artefactos para el procesamiento de la droga, según la fuente.

La Senad señaló hoy que la marihuana tendría estaría destinada a grupos criminales de Brasil para su venta en ese país.

Tras ese operativo, el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, comentó en su cuenta de Twitter que supone un "fuerte golpe logístico y financiero para el narcotráfico".

Las autoridades paraguayas han incautado 2.750 toneladas de marihuana en el último quinquenio y destruido 8.524 hectáreas de cultivos de esa hierba, según un informe de la Senad del mes pasado.

El 80 % de las incautaciones se produjo en los departamentos de Amambay y Alto Paraguay, en la frontera con Brasil, país destino de entre el 70 % y 80 % de la producción local de marihuana.