Diario Vasco

Madrid, 12 jul (EFE).- España ha logrado que el Tratado Antártico otorgue "la máxima protección oficial" a los restos del buque "San Telmo", desaparecido hace 200 años en aguas antárticas, con lo que alcanzan la condición de "inviolables" y explorables solo con permiso de las autoridades competentes.

El buque "San Telmo" de la Armada española, que desapareció hace 200 años con 644 tripulantes, gozará así de la máxima protección que establece la resolución cinco del Tratado, ha informado hoy el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en una nota.

Ese texto señala que cualquiera que descubra restos históricos anteriores a 1958 "avisará a las autoridades apropiadas en su país?, las cuales deberán avisar a las otros países del Tratado sobre el descubrimiento, indicando qué restos se han hallado, dónde y cuándo fue hecho el descubrimiento.

Cualquier iniciativa de exploración de los restos tiene que cumplir, además, con los requisitos del Protocolo al Tratado Antártico de Protección del Medio Ambiente, que exige una evaluación ambiental de las actividades a desarrollar.

Además, la expediciones tienen que pasar por las autoridades competentes, que se asegurarán de que cumplen la legislación vigente y de que la exploración está perfectamente organizada bajo criterios científicos.

España presentó su propuesta al Comité de protección ambiental del Tratado Antártico, que se articuló a través del Comité Polar Español y contó con el apoyo explícito de Reino Unido y Chile.

Posteriormente la propuesta fue ratificada por la reunión consultiva del Tratado Antártico celebrada en Praga, agrega el comunicado.

El Tratado Antártico, firmado en Washington en 1959 y en entró en vigor en 1961, garantiza el uso de la Antártida exclusivamente con usos pacíficos, la no militarización de la zona, la desnuclearización efectiva y la libertad para efectuar investigaciones científicas.