Diario Vasco

Ginebra, 12 jul (EFE).- La ONU ha condenado hoy la sentencia a pena de muerte a treinta miembros del partido político Islah, crítico con los rebeldes hutíes que controlan Saná, la capital de Yemen, en medio de un conflicto armado contra el gobierno reconocido internacionalmente y una coalición militar árabe.

"La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha recibido información creíble que indica que muchos de los condenados están detenidos de forma arbitraria o ilegal, y que han sufrido torturas y otros malostratos", informó la portavoz de la ONU, Ravina Shamdasani.

Los sentenciados a la pena capital son en su mayoría académicos, estudiantes y políticos que fueron arrestados en 2016 por las fuerzas y comités populares que actúan a cuenta de los rebeldes hutíes.

Al año siguiente se les acusó de "participación en un grupo armado con intención de llevar a cabo actos criminales contra el personal de seguridad y los comités populares hutíes, como bombardeos y asesinatos", explicó la portavoz.

A varios se les consideró espías y amenazas para el orden público y la seguridad del país.

La ONU pidió al Tribunal de Apelación que "preste atención" a las denuncias sobre torturas y que se les garantice un proceso justo.

La guerra en Yemen se inició a finales de 2014 cuando los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, ocuparon Saná y otras provincias del norte del país.

El conflicto armando se agravó en 2015 con la intervención de la coalición liderada por Arabia Saudí, a favor de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.