Diario Vasco

Sao Paulo, 12 jul (EFE).- La bolsa de Sao Paulo encadenó este viernes su segunda caída consecutiva y retrocedió un 1,18 %, con su índice Ibovespa, referencia del parqué, bajando hasta los 103.905 puntos, pendiente de los últimos pasos en el Congreso y de la reforma del sistema de jubilaciones antes del receso de invierno.

Después de una intensa semana de euforia, con la rotura de tres récords, la animación en la plaza brasileña ante el avance de la polémica reforma del sistema de pensiones dio lugar a dudas sobre una posible aprobación del proyecto aún este semestre en la Cámara de los Diputados, que entrará en receso de invierno el próximo jueves.

Así, tras superar la barrera de los 106.000 puntos el pasado miércoles, el mercado paulista perdió fuerza en las jornadas siguientes y cerró la semana en los 103.905 puntos, lo que supone una caída de un 0,17 % en su acumulado semanal.

Contribuyeron para el cierre en rojo del corro paulista la caída del 4,21 % en las acciones ordinarias de la red de farmacias Raia Drogasil, que lideraron las mayores pérdidas de la jornada, y la del 3,55 % en los títulos ordinarios de B3, pertenecientes a la propia bolsa.

En la otra punta, las mayores ganancias de la sesión de este viernes fueron encabezadas por los papeles ordinarios de la papelera Suzano, que se apreciaron un 3,06 %, y las de mismo tipo de la concesionaria CCR, que escalaron el 2,73 %.

Como es habitual en la bolsa de Sao Paulo, los títulos preferenciales de la petrolera estatal Petrobras, que subieron un 0,46 %, y los ordinarios del gigante minero Vale, que cedieron el 0,46 %, fueron los más negociados de la jornada.

El volumen de negocios en la bolsa de Sao Paulo sobrepasó este viernes los 16.518 millones de dólares (unos 4.428 millones de dólares), producto de más de 1.767.478 transacciones financieras.