Diario Vasco

Berlín, 12 jul (EFE).- La Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano (SPK) de Alemania solicitará a la Corte Suprema de Estados Unidos desestimar la demanda de restitución del llamado tesoro de los güelfos, vendido por sus propietarios judíos durante la época nazi, por "falta de jurisdicción" de los tribunales estadounidenses.

Se trata de uno de los tesoros de la iglesia alemana más importantes de la Edad Media y existe una petición de restitución desde 2008.

El Museo de Artes y Oficios, parte de los Museos Nacionales de Berlín, conserva los 42 objetos del tesoro, cuya venta por parte de herederos de los comerciantes judíos en 1935 se ha relacionado con la persecución nazi.

"El SPK ha considerado y considera que este caso no pertenece a un tribunal de los Estados Unidos y todavía estamos convencidos de que la demanda está injustificada, ya que la venta del tesoro de los güelfos en 1935 no fue una venta forzada relacionada con la persecución nazi", recalca Hermann Parzinger, presidente del SPK en el comunicado.

En febrero 2015, los herederos presentaron una demanda ante del Tribunal de Distrito Federal de Columbia en Washington, para la restitución del tesoro contra la SPK y la República Federal de Alemania.

A finales de junio, SPK solicitó ante del Tribunal de Apelaciones del Distrito de Columbia no seguir con el caso antes que la Corte Suprema verificara la admisibilidad de la demanda al no considerar el caso "bajo la competencia de un tribunal de los Estados Unidos" y pidió su rechazo por falta de jurisdicción.

Por su parte, el Tribunal de Apelaciones rechazó ayer la demanda de la fundación llamada ?motion to stay?, por lo cual se espera que el Tribunal de Distrito comience los procedimientos de registro de pruebas, mientras que el tema de la jurisdicción se está aclarando finalmente.

A diferencia de la ley alemana en casos comparables, según el comunicado, una solicitud de admisibilidad ante la Corte Suprema no impide ?automáticamente? que se pueda retomar el proceso por otra instancia.

Los principios de Washington, procedentes de una conferencia sobre los bienes de la era del Holocausto al mundo del arte, sirven ya hace 20 años de guía para tratar con los bienes incautados por los nacionalsocialistas.