Diario Vasco

Barcelona, 2 jul (EFE).- El Festival Castell de Peralada prepara la ópera de cámara "Diàlegs de Tirant e Carmesina", una pieza sobre los episodios más íntimos de la novela caballeresca del valenciano Joanot Martorell "Tirant lo Blanc", que se estrenará el próximo 18 de julio con una escenografía del escultor Jaume Plensa.

El libreto de la obra, que muestra, a modo de tema con variaciones, diversos diálogos amorosos entre los protagonistas de esta novela medieval, ha corrido a cargo de Marc Rosich, mientras que de la parte musical se ha encargado Joan Magrané.

Magrané ha reconocido a Efe que "esta no es una ópera como tradicionalmente la entendemos", ya que "al desarrollarse en un espacio tan reducido es mucho más directa a nivel teatral y el público puede llegar a conectar mejor con los sentimientos expresados por los personajes".

Por su parte, Plensa ha explicado a Efe que su escenografía actúa "como un metrónomo construido a partir de neones que va mostrando cómo pasa el tiempo en la acción y que construye una palabra "sorpresa final".

El escultor catalán ha señalado que en esta obra ve "un mensaje de esperanza en un momento muy convulso a nivel político y social", además de una "voluntad extraordinaria de hacer una metáfora sobre el ser humano, transmitiendo una idea de esperanza y de futuro".

El tema principal de la ópera, sin embargo, es el amor existente entre la pareja y la "tensión sexual no resuelta" que ésta experimenta, según Rosich, que ha comentado con Efe los secretos de su libreto, que habla "de los excesos del amor romántico y del amor demasiado idealizado, que hace que los protagonistas malgasten su vida".

De hecho, la propia escenografía de Plensa actúa como "cronómetro que materializa el paso de los años que los protagonistas pasan sin poder consumar su amor", en palabras de Rosich, que ha definido el mensaje central de la ópera con una de las frases que Carmesina dice tras el primer y único encuentro sexual que mantiene con su amado caballero Tirant lo Blanc: "¿Por un placer tan breve hemos tenido que esperar tanto?".

"Este es un tema universal", ha apostillado Magrané, quien está seguro que la escenografía contemporánea y el formato de cámara, mucho más reducido que el de la ópera habitual, "permitirán al público implicarse más con lo que está viendo" porque "podrá sentir cómo la cuerda de los instrumentos vibra y ver perfectamente las expresiones de los actores".

Frente a esto, Rosich ha precisado que "hacer ópera contemporánea es complicado, es lanzarse al vacío, porque no se cuenta con la tradición para tomar referencias", aunque ha asegurado estar "gratamente sorprendido" con la manera en que la preparación del estreno está funcionando.

La obra, escrita en valenciano como el original del que toma su inspiración, estará acompañada por un cuarteto de cuerda, un arpa y una flauta travesera, y será representada por Josep-Ramon Olivé (Tirant), Isabella Gaudí (Carmesina) y Anna Alàs Jové, que interpretará a los personajes "contrapunto" de la pieza: la Viuda Reposada y la doncella Plaerdemavida.

Tanto el tratamiento de la voz como el conjunto de instrumentos partirán de un concepto moderno y teatral, con resonancias expresivas, pero sin olvidar la tradición madrigalista tardomedieval que envuelve al libro original.