Diario Vasco

Dublín, 14 jun (EFE).- El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, advirtió hoy de que habrá un "brexit" sin acuerdo si el Ejecutivo irlandés no acepta renegociar la controvertida salvaguarda fronteriza.

Por ello, el eurodiputado unionista Jeffrey Donaldson tachó de intransigente al primer ministro del Gobierno de Dublín, el democristiano Leo Varadkar, quien, dijo, rechaza modificar ese mecanismo de seguridad, diseñado por Bruselas para evitar el restablecimiento de una barrera dura entre las dos Irlandas tras el "brexit" o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

"No creo que (Varadkar) esté defendiendo los intereses de Irlanda, pues sabe que estamos abocados a un 'brexit' sin acuerdo si no abordamos las preocupaciones que plantea la salvaguarda", declaró a la cadena pública irlandesa RTE el dirigente del DUP, cuyos diez diputados en Londres permiten a la primera ministra británica en funciones, Theresa May, gobernar en minoría.

Donaldson afirmó que ésta es la "única cuestión" que mantiene bloqueado el avance de este divorcio, una parálisis que ha provocado también la dimisión de May del Partido Conservador y una carrera por la sucesión al frente del Gobierno.

La todavía primera ministra firmó con la UE el pasado diciembre un acuerdo de salida que incluía la citada salvaguarda, si bien su plan del "brexit" ha sido rechazado en tres ocasiones en el Parlamento británico, lo que ha demorado la ruptura hasta, al menos, el próximo 31 de octubre.

Dublín ha insistido en que no se reabrirá el texto del acuerdo y que el mecanismo de seguridad fronterizo es "innegociable", una posición que cuenta con el apoyo de Bruselas y el resto de socios comunitarios.

La salvaguarda, "backstop" en inglés, establece que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes, un proceso que puede durar años.

El DUP y el ala más euroescéptica de los conservadores cree que ese arreglo pone en peligro la integridad territorial y económica de todo el país, por lo que piden que la salvaguarda tenga una fecha límite.

"No creo que sea mucho pedir porque, a fin y al cabo, se evitaría así un escenario de no acuerdo. Solo pedimos que el 'backstop' sea temporal", sostuvo este viernes Donaldson.

El Gobierno de Dublín mantiene que la salvaguarda es indispensable para evitar el restablecimiento de una frontera dura entre las dos jurisdicciones de la isla de Irlanda, clave para sus economías, altamente conectadas, y para el proceso de paz.