Diario Vasco

La Valeta , 14 jun .- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, instó este viernes a la Unión Europea a no acordarse de África sólo para frenar la inmigración ilegal, sino a considerarlo como un continente lleno de oportunidades con el que hay que estrechar relaciones.

Sánchez lanzó este mensaje en La Valeta, la capital maltesa, tras la VI cumbre de países del sur de Europa en la que participó junto a su homólogo de Malta, Joseph Muscat; el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte; el de Portugal, Antonio Costa; el de Grecia, Alexis Tsipras; y el presidente de Chipre, Nikos Anastasiades.

En una comparecencia conjunta al término del encuentro, Sánchez defendió la celebración de este tipo de reuniones para aunar voces ante problemas comunes.

Resaltó que la agenda estratégica que se está debatiendo en la UE es esencial y debe hablarse de los contenidos antes de las personas que van a estar al frente de las instituciones europeas.

Y eso, un debate sobre los contenidos, es lo que dijo que hubo este viernes en la cumbre de La Valeta.

En concreto, se refirió a la necesidad de impulsar la Europa social porque cree fundamental que junto al desarrollo económico y la competitividad se redistribuyan los niveles de riqueza.

"La disparidad de riqueza que existe actualmente es absolutamente inaceptable", añadió antes de resaltar la importancia de que los siete líderes presentes en Malta apoyen un salario mínimo comunitario.

Sánchez avanzó además su intención de defender que el presupuesto de la zona euro cuente con más recursos de los previstos en el acuerdo alcanzado la pasada madrugada por los ministros de Economía y Finanzas del eurogrupo.

A su juicio, ese presupuesto es fundamental para luchar contra hipotéticas y potenciales crisis que pueda haber en el futuro.

Eje prioritario estimó que ha de ser también la relación de la Unión Europea con África.

Recordó el presidente del Gobierno que España tiene su costa a una distancia de 15 kilómetros de Marruecos, el norte de ese continente, y por ello sabe bien los retos que supone para Europa.

Unos retos que consideró que son oportunidades. "Así tenemos que ver al continente africano. No podemos hablar sólo de África -dijo- para acordarnos de cómo luchar contra la inmigración irregular, sino que tenemos que hablar de África como un continente de oportunidades con el que hay que estrechar relaciones".

Esa es la política que señaló que está llevando a cabo España con Marruecos.

"Desde el punto de vista de la Unión Europea, tenemos que volcar muchos más recursos, mucha más inteligencia política con un continente con el que podemos compartir muchísimas oportunidades", demandó Sánchez.

Abogó al mismo tiempo por la necesidad de atender la "emergencia climática", un fenómeno que dijo que afecta especialmente a los países mediterráneos y ante el que hay que actuar con decisiones como la presencia de más recursos en el próximo presupuesto comunitario.

A ello sumó la conveniencia de aprobar directivas que impulsen la estrategia de la economía circular o la utilización de plásticos de un solo uso.

"La transición ecológica tiene que ser uno de los principales, si no el principal, pilar de esa agenda estratégica que despleguemos los próximos cinco años", subrayó.

Se refirió igualmente a la apuesta que debe suponer la revolución tecnológica y que consideró que va a afectar al modelo educativo o a la forma de relacionarse las administraciones con los ciudadanos.

Por ello estimó que también en el próximo presupuesto de la UE habrá que apostar decididamente por la digitalización.

Para Sánchez, los ciudadanos europeos hablaron en las pasadas elecciones a la Eurocámara, dijeron claramente que quieren una UE mejor y hay que actuar en consecuencia.

El jefe del Ejecutivo español, al igual que el resto de participantes en la cumbre, trasladó su apoyo a Chipre ante el anuncio de Turquía de que iniciará exploraciones petrolíferas en lo que los chipriotas consideran su zona exclusiva.

Tras la comparecencia conjunta, los siete líderes participantes en la cumbre compartieron una cena en la que Sánchez mantuvo un breve encuentro bilateral con Macron.