Diario Vasco

Valencia, 14 jun (EFE).- Rafa Martínez, capitán del Valencia Basket, se despidió oficialmente este viernes del club en el que ha pasado los últimos once años en un emotivo acto en la pista de la Fonteta en el que dijo que sabía si podía haber sido mejor jugador, pero sí estaba seguro de que se he dejado la piel por el escudo y los colores del club.

"He tenido la suerte de ganar títulos y de haber batido algunos récords, pero el mayor de mis éxitos es tener vuestro cariño. Amunt Valencia Basket", apuntó el escolta catalán en un adiós al que asistieron varias decenas de aficionados, muchos directivos y trabajadores del club, así como varios de sus compañeros y el cuerpo técnico de Jaume Ponsarnau.

"No tengo palabras para describir lo que he vivido todos estos años y sobre todo estos últimos tres días. No sé si merezco tanto, sólo he intentado hacer lo mejor posible mi trabajo y ser una buena persona", afirmó Martínez.

El internacional español dijo que para él ha sido "un placer y un honor defender esta camiseta esta camiseta once años" y agradeció el trato por todas las personas que componen el club. "Me llevo un trozo de cada uno en mi corazón", señaló.

En su despedida dijo que no podía nombrar a todos los compañeros que ha tenido, pero dijo: "a los más importantes, que lo saben, os quiero muchísimo y si me lo permitís me considero miembro de vuestras familias".

Ante un auditorio en el que muchos no pudieron contener las lágrimas, Rafa Martínez sólo tuvo que interrumpir su discurso por la emoción cuando dedicó unas palabras a su pareja.

"Muchas gracias por acompañarme a València y por formar parte del otro equipo, el de las cosas importantes. Tus éxitos son míos y los míos tuyos. Llegamos dos y volvemos con una valencianeta, Paula, os quiero muchísimo", afirmó.

El acto, que incluyó un vídeo en el que se repasaban algunos de los mejores momentos de Rafa Martínez en el club, se realizó en un escenario con una trasera con el lema 'Sempre Rafa' y en el que estaban los cinco títulos que ha ganado con el Valencia Basket.

Vicente Solá, presidente del club, abrió la despedida, lamentó que hubiera llegado este momento, señaló que "el tiempo pasa y es imparable" y se emocionó al hablar de lo que ha supuesto para el club más allá de los títulos logrados.

"Lo que Rafa significa para nosotros no se puede medir con números y trofeos. Es una persona extraordinaria que ha dado todo lo que tenía para defender su club, nuestro club, dentro y fuera de la pista. Un espejo, un referente, un modelo a seguir por todos los jugadores de L'Alqueria del Basket", destacó.

El presidenta dijo que para el club "ha sido un orgullo poder contar con él" y que son muy afortunados de que sea parte fundamental de la historia de la entidad.

"No es un adiós, es un hasta la vista, hasta luego, hasta pronto. Siempre tendrás abierta las puertas del Valencia para volver a tu casa cuando decidas retirarte. Nuestra gratitud hacia ti es eterna, infinita. Siempre, sempre, sempre Rafa Martínez", concluyó.