Diario Vasco

Madrid, 14 jun (EFE).- El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Juan José González Rivas, ha entregado este viernes al rey la memoria de la institución de 2018, que, al igual que en los tres años precedentes, ha estado marcada por las cuestiones relacionadas con la situación política en Cataluña.

Felipe VI ha recibido a González Rivas en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela, donde han posado ante los medios gráficos antes de mantener un encuentro en el despacho del jefe del Estado.

El presidente del TV llevaba en la mano un ejemplar de la memoria, en la que se detallan las sentencias dictadas durante el pasado año, la actividad jurisdiccional desarrollada y los acuerdos normativos adoptados por el pleno.

El recopilatorio también da cuenta de las actividades de la secretaría general, de los servicios del tribunal y de su presupuesto.

El proceso político en Cataluña ha vuelto a marcar la actividad del TC en el pasado ejercicio, como viene ocurriendo desde que cogió fuerza el desafío independentista catalán.

Entre las sentencias más destacadas que adoptó el alto tribunal durante 2018 en relación con Cataluña, destacó la de suspender la ley autonómica que permitía una eventual investidura a distancia del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont tras su huida fuera de España.

También suspendió la moción del Parlament que reafirmaba los objetivos políticos de la resolución del 9 de noviembre de 2015 para avanzar hacia la independencia de Cataluña.

Otra de las sentencias que tuvo más calado fue la de dar la razón al Congreso y avalar que pueda controlar al Gobierno aunque se encuentre en funciones, como ocurrió con el Ejecutivo de Mariano Rajoy durante el periodo hasta la repetición de las elecciones en junio de 2016.

En materia educativa, el TC avaló subvencionar con dinero público a colegios que siguen una educación diferenciada o segregada por sexos.

También anuló la obligación de que la Generalitat costee la enseñanza en español de los alumnos en Cataluña, como establecía la ley educativa (Lomce) aprobada durante el mandato del PP.