Diario Vasco

Túnez, 14 jun (EFE).- El Parlamento tunecino rechazó este jueves una enmienda a la ley electoral, a cuatro meses de los comicios legislativos, que pretendía aumentar el umbral mínimo del 3 % al 5 % y prohibir la candidatura de dirigentes de asociaciones y propietarios de medios de comunicación, lo que excluiría al principal aspirante político que encabeza las últimas encuestas sobre intención de voto, informó hoy la prensa local.

La propuesta, presentada por el gobierno, fue apoyada por el partido islamista Ennahda, su socio en coalición y con mayoría de escaños gracias a sus 68 diputados, y por el bloque de Alianza Nacional, de la que forma parte Tahya Tounes, plataforma del primer ministro Youssef Chahed.

La sesión plenaria, en la que participaron 137 de los 217 congresistas, duró varias horas y concluyó con el rechazo de las dos propuestas de enmienda por escasos votos.

Los partidos de izquierda y nacionalistas fueron los principales detractores al considerar la reforma del umbral electoral como un "ataque" contra la diversidad política en beneficio de los grandes partidos, mientras que su defensores alegan "evitar" su fragmentación ya que el país cuenta a día de hoy con 218 formaciones diferentes.

Por otro lado, el veto a dirigentes de asociaciones y propietarios de medios de comunicación con el objetivo de "evitar su utilización con fines políticos", descartaría al principal candidato a la carrera presidencial, Nabil Karoui, fundador de la cadena de televisión "Nessma TV"- la más vista del país- y de la ONG "Khalil Tounes", que obtuvo cerca de un 25 % de intención de voto en el último sondeo.

A través de un comunicado de prensa, el filántropo y hombre de negocios denunció un "ataque" contra aquellos candidatos que no pertenecen al sistema de partidos tradicionales y aseguró que es una "una señal peligrosa del regreso de la dictadura".

La Instancia Superior Independientes de las Elecciones (ISIE), institución encargada de supervisar y velar el sufragio, calificó días antes la iniciativa de "insensata".

La Unión General de Trabajadores de Túnez (UGTT), el principal sindicato que cuenta con gran influencia en el escena política, se opuso a esta propuesta que "crea tensión política" y "perturba el proceso electoral".

Según el último sondeo de Sigma Conseil, principal órgano de sondeos del país, sobre la intención de voto en las legislativas- previstas el próximo 6 de octubre- el partido de Nabil Karaoui obtendría un 30 %, Ennahda un 17 %, el Partido Desturiano Libre un 11 %, Tahya Tounes un 8 % y Nidaa Tounes un 5 %.

En cuanto a las elecciones presidenciales- fijadas el 17 de noviembre- Karaoui estaría en cabeza con el 25 % de los votos, seguido de cerca por el independiente Kais Said con 23 %, Abir Moussi (Partido Desturiano Libre) con 11 %, el actual jefe de Gobierno, Youssef Chahed, con 7 %; y el expresidente de la República Moncef Marzouki con 6 %.