Diario Vasco

El Cairo, 14 jun (EFE).- El sultanato de Omán anunció hoy que envió dos barcos de socorro y un avión de reconocimiento para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate en los "accidentes" del jueves de los dos petroleros en el golfo de Omán, informó la agencia estatal.

"En el marco del seguimiento de los dos accidentes de los petroleros que tuvieron lugar ayer, jueves, las informaciones del centro de seguridad marítimo informaron de que los dos petroleros (...) fueron expuestos a dos accidentes marítimos y que los dos accidentes tuvieron lugar fuera de las fronteras marítimas de Omán", según la agencia ONA.

La fuente indicó que Omán envió "dos barcos de socorro pertenecientes a la marina del sultanato para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate, además de un avión de reconocimiento".

Omán, histórico mediador en la región del golfo Pérsico, no tildó el suceso de "ataque", a diferencia de sus vecinos, y no lo atribuyó a ningún actor.

Es la primera reacción oficial del país tras el incidente de ayer, del que Estados Unidos acusa a Irán de realizar "ataques" contra los petroleros, aunque Teherán lo niega.

Dos barcos cisterna, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, sufrieron el jueves impactos y explosiones mientras salían del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa de Irán, uno de cuyos barcos rescató a los 44 miembros de la tripulación.

El comando de la V Flota de Estados Unidos, con base en Baréin, dijo ayer también que asistió a uno de los barcos "atacados".

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó a Irán de estar detrás de lo sucedido y lo justificó en "los "informes de inteligencia, las armas empleadas y el nivel de conocimiento necesario para ejecutar la operación", entre otros.

El Comando Central de EE.UU. difundió un vídeo en el que se aprecia, según su portavoz, Bill Urban, a una patrulla naval de la Guardia Revolucionaria Islámica acercándose al buque japonés después de las explosiones.

La patrulla "fue observada y grabada sacando una mina lapa sin explotar del Kokuka Courageous", dijo Urban, cuya tripulación fue recogida por el destructor estadounidense USS Bainbridge.

Este incidente, uno similar al ocurrido el mes pasado cerca de esa zona, provoca un repunte de tensión entre Washington y Teherán que ha llevado a la Casa Blanca a esgrimir estos ataques como una de las causas que justifican el aumento de la presencia militar estadounidense en la región y la venta de armamento a Arabia Saudí.