Diario Vasco

París, 14 jun (EFE).- El presidente del Senado español, Manuel Cruz, defendió este viernes en París el papel de la Cámara Alta como garante de la democracia "en un tiempo dominado en gran medida por el conflicto y la urgencia de lo político".

Cruz participó en la XX reunión de la Asociación de Senados Europeos, un foro constituido en el año 2000 y del que forman parte actualmente Senados de 15 países de Europa.

El Senado desempeña una labor clave para "restañar el vínculo entre ciudadanos e instituciones", alegó Cruz, que consideró "esencial" su papel en la "doble crisis de representación y de intermediación" que afecta al sistema bicameral.

Pero "queda todavía mucho recorrido por hacer", dijo en declaraciones recogidas en un comunicado por la Cámara Alta española.

Para el político, la cámara que él preside cumple en España con su misión de "enfriamiento" legislativo, al permitir una lectura de las leyes menos regida por "el conflicto y la urgencia", lo que le otorga "una importancia nada desdeñable".

En su opinión, aunque España es un país fuertemente descentralizado, las comunidades autónomas están representadas "solo de modo simbólico" en el Senado.

Cruz repasó las diferentes reformas al respecto planteadas a lo largo de las diferentes legislaturas y destacó entre otras la posibilidad de que el Senado sea la cámara de primera lectura en iniciativas legislativas de marcado carácter autonómico, como la financiación local.

También evocó que sea el Senado el que evalúe las proposiciones que provienen de Parlamentos autonómicos y reclamó que la Conferencia de Presidentes, que no se reúne desde 2017, se convoque con mayor frecuencia, para que el presidente del Gobierno "rinda cuentas ante los presidentes de las Comunidades Autónomas".

En su viaje a París, Cruz mantuvo además una reunión con su homólogo francés, Gérard Larcher, que aceptó su invitación de efectuar una visita oficial a España y de retomar el grupo de amistad entre ambos países.