Diario Vasco

Madrid, 14 jun (EFE).- East Anglia One, el tercer parque eólico marino que desarrolla Iberdrola, comienza a colocar este fin de semana los primeros de los 102 aerogeneradores de la instalación, que empezará a operar a mediados de 2020 y que es la primera pieza del complejo que la eléctrica desarrollará en el Mar del Norte.

Con una inversión de 2.500 millones de libras (unos 2.814 millones de euros), 714 megavatios (MW) de potencia instalada y capacidad para generar energía para abastecer a unos 630.000 hogares británicos, East Anglia One será cuando se ponga en marcha el segundo parque eólico marino más grande del mundo.

El parque forma parte de la cartera de proyectos eólicos marinos de Iberdrola, que alcanza los 12,4 gigavatios hora (GWh), y es el tercero en el que interviene la compañía, tras West of Duddon Sands, que construyó en la costa oeste de Inglaterra en consorcio con la danesa Dong Energy, y Wikinger, en aguas alemanas de Mar Báltico y que fue el primer proyecto que ejecutó al 100 % en solitario.

East Anglia One, situado a unos 50 kilómetros de la costa de Suffolk (Reino Unido) y del que hasta ahora sólo se podía ver desde el aire la parte superior de las cimentaciones sobre las que se pondrán los aerogeneradores, cubrirá un área de 300 kilómetros cuadrados, equivalente a 40.000 campos de fútbol.

La instalación de los aerogeneradores que comienza este fin de semana está previsto que finalice en abril del año que viene, tras lo cual comenzará la fase de puesta en marcha y conexión a la red.

Los aerogeneradores, con una capacidad de 7 MW cada uno y que una vez colocados tendrán una altura de 167 metros, serán trasladados en grupos de cuatro en barco hasta su emplazamiento en el parque, explica Rafael Vara, experto en eólica marina de Iberdrola que ahora trabaja en el proyecto del parque de Saint Breuc, frente a las costas de la Bretaña (Francia), el siguiente que prevé tener listo la compañía.

Siemens Gamesa es el fabricante de estos aerogeneradores en sus instalaciones de Green Port Hull, para lo que cuenta con un equipo de 850 personas.

Las palas de los aerogeneradores -306 en total- miden 75 metros de largo (similar a la envergadura de un Airbus 380) y se trasladan por la costa hasta el puerto de Great Yarmouth, donde se hace el premontaje de las piezas de la turbina.

La ocupación generada por el proyecto East Anglia One en todas sus fases asciende a mas de 1.300 personas en varios países.

Para esta nueva instalación de eólica marina, Iberdrola vuelve a contar con empresas que ya participaron en el proyecto de Wikinger: la compañía de construcción naval Navantia y la asturiana Windar.

Windar ha hecho en sus instalaciones de Avilés (Asturias) los pilotes que fijan la estructura al fondo marino, mientras que Navantia ha fabricado en Fene (A Coruña) 42 de los 102 'jackets' o armaduras de celosía que aseguran la fijación de las torres.

La instalación de los pilotes ya se finalizó, mientras que la de los 'jackets' está en su recta final y se espera que acabe este mismo mes de junio.

Además, Navantia ha vuelto a fabricar en sus astilleros de Puerto Real (Cádiz) el núcleo central del parque, la subestación marina, bautizada con el nombre de Andalucía II, una evolución de la Andalucía de Wikinger y con un peso menor que su predecesora.

La Andalucía II fue traslada en barco desde Puerto Real a aguas inglesas y quedó instalada a finales de agosto del año pasado.

En el puerto de Lowestoft estará el centro de operación y mantenimiento del parque, que empleará a más de cien trabajadores a tiempo completo cuando East Anglia One entre en operación.

Este parque es el primero del gran complejo eólico marino que Iberdrola, a través de su filial británica Scottish Power, está desarrollando en el Mar del Norte y a él se unirán los de East Anglia One Norte (hasta 800 MW), East Anglia Two (hasta 900 MW) e East Anglia Three (hasta 1.200 MW).

Tras la puesta en marcha de West of Duddon Sands en 2014, de Wikinger en diciembre de 2017 e East Anglia One en 2020, Saint Breuc, de 496 MW, será el siguiente en entrar en operación en 2022.

Además, Iberdrola va a hacer dos nuevos parques eólicos marinos en el Báltico, que suman 486 MW, y en Estados Unidos su filial, Avangrid, promueve ya uno de 800 MW frente a las costas de Massachusetts y tiene una cartera de 6.500 MW adicionales para promover para 2027 otros tres grandes proyectos.