Diario Vasco

Rabat, 14 jun (EFE).- Uno de los últimos condenados por la masacre de Madrid del 11 de marzo de 2014, Hassan el Haski, ha sido extraditado por las autoridades españolas a Marruecos, donde se encuentra recluido para cumplir pena de diez años de cárcel.

Según informó hoy a Efe Abderrahim Ghazali, portavoz de la Coordinadora de Defensa de los Presos Islamistas, El Haski fue entregado a Marruecos el pasado 4 de junio tras cumplir su pena de 14 años en España, y permanece actualmente en la cárcel de Salé, ciudad vecina a Rabat.

En 2009, El Haski fue entregado a Marruecos de forma temporal durante seis meses por autorización de la Audiencia Nacional para ser juzgado en el país magrebí por su supuesta implicación en los atentados del 16 de mayo de 2003 en Casablanca.

El Haski fue absuelto entonces en primera instancia antes de que fuera condenado a diez años de cárcel por el Tribunal de Apelación de Salé (tribunal antiterrorista) tras acusarle de "constituir una banda criminal, y de preparar y cometer actos terroristas".

El abogado defensor de El Haski, Jalil Idrissi, explicó a Efe que su cliente fue objeto en España de "un juicio no justo" y denunció que El Haski, de 56 años, "sufrió malos tratos y fue privado de sus derechos elementales" en la cárcel en España.

Idrissi añadió que presentará ante la justicia marroquí un recurso de "cúmulo de penas" para pedir la liberación de El Haski tras haber cumplido la pena mayor (de 14 años) en España.

El Haski forma parte de los 18 condenados en España por la masacre del 11-M, y fue reconocido como exdirigente del Grupo Combatiente Islámico Marroquí (GICM), un grupo considerado brazo ejecutor de Al Qaeda en Europa.

Además, El Haski -junto al terrorista Jamal Zougam (condenado a más de 40.000 años de cárcel por la matanza del 11-M)- fueron detenidos en octubre de 2018 por las autoridades españolas por integrar un frente yihadista en distintas cárceles de España.