Diario Vasco

Redacción deportes, 14 jun (EFE).- La selección española femenina de rugby 7 cierra este fin de semana en Biarritz (Francia) la temporada de las Series Mundiales en un torneo en el que, más allá de un objetivo definido, afinará su puesta a punto de cara al Preolímpico que disputará a mediados de julio en Rusia.

Asentada en la novena plaza, sin temer por la permanencia pero lejos también del meritorio quinto puesto logrado hace once meses en el Mundial, España intentará en esta sexta y última etapa de las Series Mundiales mejorar las dos octavas plazas que atesora como mejores resultados de la campaña.

No será sencilla la tarea de las españolas en la localidad vascofrancesa, ya que han quedado encuadradas en el grupo más complicado, el B, en el que pelearán con Irlanda por eludir la última plaza, ya que las dos primeras parecen prometidas a las medallistas olímpicas Australia y Canadá.

El seleccionador nacional, Pedro de Matías, ha recuperado para este torneo a dos jugadoras importantes, las hermanas Amaya y Lide Erbina, que se perdieron por lesión el último torneo, disputado en Langford (Canadá), así como a Sabina Hurtado, que regresa tras una ausencia de varios meses.

La convocatoria para el torneo de Biarritz la completan Bárbara Pla, que oficiará como capitana, Patricia García, Olivia Fresneda, María Casado, María Losada, Eli Martínez, Paula Requena, Anne Fernández de Corres y Marina Bravo.