Diario Vasco

París, 14 jun (EFE).- Dieciséis manos de gigantescas proporciones se entrelazan a lo largo de 15.000 metros cuadrados a los pies de la Torre Eiffel en la obra "Beyond Walls" del artista francés Saype, que se inaugurará este sábado en París, coincidiendo con la celebración del día de los refugiados.

La obra, que ocupa toda la largura del césped del Campo de Marte - unas dos veces el tamaño de la Torre Eiffel -, es el fresco biodegradable más grande del mundo y ha sido realizado por Saype en colaboración con la asociación de salvamento marítimo SOS Méditerranée.

"Este fresco representa la solidaridad que debemos tener con los refugiados", afirmó en la presentación a la prensa Dominique Versini, teniente alcalde de la ciudad de París, que colabora también en el proyecto que presentará este sábado la alcaldesa Anne Hidalgo.

"Lo hemos conseguido", exclamó triunfante Saype. Bloquear el Campo de Marte durante dos semanas parecía un reto imposible, pero el consistorio lo ha permitido para que el artista desplegara su arte: "No sabíamos que era imposible así que lo hicimos", dijo.

El francés, famoso por interactuar con la naturaleza en pinturas y esculturas a gran escala -un movimiento conocido como "land art"- alabó a los profesionales que trabajan para SOS Mediterranée por "dejar sus vidas a un lado para ir al rescate de seres humanos".

"En el fresco, las manos se agarran de una forma particular, es un gesto de salvación", explicó Francis Vallat, presidente de SOS Méditerranée.

La borrasca "Miguel" hizo complicado un trabajo incompatible con la lluvia, pero Saype y su equipo trataron de optimizar al máximo el tiempo disponible.

Unas diez mil personas pasan a diario por el Campo de Marte, por lo que el carácter efímero de la obra es uno de sus atractivos.

"Seguramente desaparezca en unos días, pero me interesa el hecho de que sea efímero, marca más a la gente", afirmó Saype.

"Beyond Walls" tiene como punto de partida la ciudad de París, pero será reproducida durante tres años en más de veinte capitales del mundo, entre ellas Ginebra, Berlín, Buenos Aires o Nueva York.

"Nuestro objetivo es hacer la cadena humana más grande del mundo", dijo Saype.