Diario Vasco

Roma, 14 jun (EFE).- Cerca de 7 millones de sursudaneses sufrirán grave crisis alimentaria a finales del próximo mes de julio, de los que 21.000 personas estarán en condiciones?catastróficas?, según las estimaciones difundidas hoy por tres agencias de la ONU.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) explicaron en un comunicado que el número de personas que afrontan una falta crítica de alimentos en Sudán del Sur es ?más alto que nunca? debido a la persistente inestabilidad y el retraso de las lluvias.

El 61 % de la población padecerá en los próximos meses hambre crónica, según el nuevo informe de la ONU, elaborado en colaboración con el Gobierno de ese joven país africano.

La situación ha empeorado particularmente en los Estados de Jonglei, Lakes, Unity y Bahr el Gazal del Norte (norte) después de que la temporada de carestía comenzara con las reservas de alimentos en mínimos históricos por la mala cosecha de 2018 y el atraso de las lluvias estacionales este año.

A estos factores se unen los efectos del conflicto que estalló en 2013 y que ha causado masivos desplazamientos de personas y la interrupción de sus medios de vida, lo que ha reducido su habilidad para alimentarse.

Las agencias de la ONU llamaron a la ?efectiva implementación? del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y los rebeldes en agosto de 2018 para que sea posible aumentar la asistencia humanitaria y promover la producción agrícola en el país con el fin de salvar vidas.