Diario Vasco

Madrid, 14 jun (EFE).- El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha alertado este viernes de que en 2018 se documentaron 22 agresiones, palizas, abusos sexuales o vejaciones a estos ciudadanos, que se encuentran "desprotegidos ante la justicia".

Esta es una de las conclusiones del informe anual del Cermi sobre derechos humanos y discapacidad en España correspondiente a 2018, en el que también ha criticado la "discriminación sistémica" que sufren las mujeres con discapacidad en el mercado laboral y la desprotección de los menores.

"El año 2018 se ha teñido de dolor y odio a las personas con discapacidad, documentar 22 casos de palizas, agresiones y abusos sexuales y vejaciones resulta sobrecogedor. Somos víctimas desprotegidas que además encontramos muros en la justicia cuando buscamos reparación", concluye el Cermi en su informe de casi 600 páginas.

De esta forma, el Comité ha aseverado que el ordenamiento jurídico español continúa alejado de los mandatos de la Convención Internacional de derechos de las personas con discapacidad, los cuales "deberían ser actividad nuclear de las administraciones".

En este sentido, el Cermi ha advertido de que sigue pendiente la modificación del baremo de la discapacidad instalado en el modelo médico, la reforma educativa o la eliminación de la práctica de la esterilización forzosa del Código Penal.

En 2018, esta entidad ha recibido 370 denuncias que "ponen en evidencia" las situaciones de desigualdad que vive este colectivo, de las cuales el 10 % son por problemas de accesibilidad universal.

No obstante, este informe también ha señalado avances como las 100.000 personas con discapacidad que pudieron votar en las últimas elecciones gracias a la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.