Diario Vasco

Barcelona, 14 jun (EFE).- La portavoz del Govern, Meritxell Budó, de JxCat, ha marcado este viernes distancias con respecto a sus socios de ERC al advertir de que "no se dan las condiciones necesarias para poder facilitar la investidura de Pedro Sánchez".

En declaraciones a Ràdio 4, Budó ha considerado que este último año con Sánchez en la Moncloa no ha habido "una voluntad clara de que haya un cambio" con respecto a Cataluña.

De esta forma se ha distanciado de sus socios en el Govern, ERC, que no se cierran a abstenerse para que Sánchez pueda ser investido, tal y como dejó entrever el portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso, Gabriel Rufián, al asegurar que no desea por el momento "bloquear absolutamente nada".

Para la consellera de la Presidencia, "es indispensable" que Pedro Sánchez manifieste "voluntad de diálogo", pero "a día de hoy no se dan las condiciones necesarias para poder facilitar su investidura".

Sobre la posibilidad de que Ada Colau sea reelegida alcaldesa de Barcelona con los votos del PSC y del grupo que lidera Manuel Valls, ha reiterado que se trataría de una "operación de Estado" para evitar que haya un alcalde independentista, Ernest Maragall.

Budó ha acusado a la dirección de los comunes de estar "renunciando a esta equidistancia de la que hacían bandera", al preferir los votos de PSC y Valls.

También se ha referido a la polémica que ella misma generó el pasado martes en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, en torno al uso del castellano en el turno de preguntas.

Budó ha dicho no tener "ningún problema en pedir disculpas" por la "confusión" que hubo al respecto: "Me sabe muy mal", ha afirmado, antes de insistir en que "la tradición" es que la rueda de prensa se haga en catalán, se responda en catalán a todas las preguntas y "en los diez minutos finales" se repitan los cortes en castellano, algo que intentó explicar "con toda la mala fortuna del mundo", ha dicho.