Diario Vasco

Hong Kong, 14 jun (EFE).- Algunos partidarios de la polémica propuesta de ley de extradición pidieron hoy al Ejecutivo hongkonés que suspenda temporalmente el proyecto para desactivar la crisis que ha desatado, mientras cientos de manifestantes volvían hoy a las calles en una protesta convocada por las 'Madres de Hong Kong'.

En la sentada de este viernes se congregaron medio millar de personas -muchas de ellas madres de los manifestantes heridos tras las cargas policiales del miércoles- portando lazos y claveles blancos para pedir a la Policía que "dejen de disparar" a sus hijos y que "devuelvan Hong Kong a la gente", según pudo constatar Efe.

"Carrie Lam - la jefa del Ejecutivo - dijo que apoyaría a la juventud cuando fue elegida y mira lo que está haciendo", dijo a Efe Tina Luk, una de las madres presentes en la sentada y que se ha convertido en un icono por encararse a los agentes y pedirles que la pegaran a ella antes que a los chicos que protestaban.

"Encontré fuerza por mi propia responsabilidad de madre. No tenía miedo, fue un instinto natural. Quise ayudarles", añadió.

Por su parte, la profesora universitaria Susanne Choi, una de las organizadores de la marcha de hoy, recordó a Lam que los 70 heridos durante las protestas fueron fruto de la violencia, y que las madres no callarán si vuelven a ver a "jóvenes golpeados y cubiertos de sangre".

En la otra cara de la moneda, un integrante del Consejo Ejecutivo hongkonés, Bernard Chan, sugirió hoy a Lam que evalúe la situación a raíz de las protestas porque "es imposible discutir este proyecto de ley bajo tal confrontación", en declaraciones a una radio local.

"Nuestra primera tarea ahora es tranquilizar a la gente para evitar más enfrentamientos", añadió.

Chan admitió haber subestimado la reacción de la comunidad empresarial ante la polémica legislación, que permitiría la transferencia de prófugos a jurisdicciones con las que Hong Kong no tiene un acuerdo de extradición, incluida China continental.

Además, veintidós ex funcionarios del Gobierno de Hong Kong instaron a Lam a que retire su plan.

"Esta es nuestra futura generación y debemos tenerla en cuenta. ¿Cómo puede alguien con corazón no sentir dolor al ver el tratamiento que le hemos dado?", incidió este grupo en una declaración.

También pidieron a los parlamentarios que tienen mayoría en el Legislativo que voten en contra y que trasladen a Lam la opinión de la calle, e incluso que renuncien si no son escuchados.

"Una sociedad profundamente dividida y la grave preocupación de la comunidad internacional. ¿Son necesarios estos sacrificios para satisfacer la voluntad de la jefa del Ejecutivo? ¿A quién beneficia la aprobación apresurada de este proyecto de ley? ¿Adónde va a llevar la escalada de la fuerza (policial) para reprimir las protestas?", fueron algunos de sus interrogantes.

Mientras, Michael Tien, parlamentario pro-Pekín por Roundtable, pidió hoy públicamente aplazar el proyecto.

Entretanto, agentes de la policía permanecían hoy de guardia en la sede del Legislativo mientras los manifestantes lanzaban proclamas en los alrededores instando a los pasajeros del metro a interrumpir el servicio, a los estudiantes a faltar a clase y a los oficinistas a declararse en huelga.

No obstante, algunos simpatizantes del Gobierno se congregaron en otras zonas para protestar frente al consulado de Estados Unidos puesto que consideran que ese país está incitando a las protestas y que utiliza el conflicto como un escenario más en su guerra comercial contra China.

"EEUU está interfiriendo en nuestros asuntos internos", dijo el portavoz de la organización Real Hongkongers' View, Jason Lam, aduciendo que el Cónsul General de este país, Kurt Tong, ha criticado al Ejecutivo de Lam "en múltiples ocasiones".

"Me preocupa que Hong Kong se convierta en un campo de batalla para la guerra comercial", dijo Lam.

En términos similares se expresó hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang, quien aconsejó a los funcionarios estadounidenses a que "respeten los hechos, dejen a un lado los prejuicios y dejen de interferir".

"China está determinada a defender su soberanía e intereses, no tenemos miedo de ninguna amenaza. Cualquier intento de crear caos y menoscabar la estabilidad y prosperidad de Hong Kong tendrá la oposición de los chinos, incluyendo los compatriotas hongkoneses", apostilló.

Asimismo, el viceministro chino de Exteriores, Le Yucheng, convocó hoy a última hora al segundo de la Embajada estadounidense en China, Robert Forden, para protestar por los "comentarios irresponsables" de Washington a raíz de la crisis hongkonesa.

"China no acepta que fuerzas extranjeras se entrometan en los asuntos de Hong Kong. Nos oponemos resueltamente a este tipo de comentarios prejuiciosos que además van en contra de los intereses estadounidenses", dijo Le en un comunicado.

Propuesta en febrero y con una votación final prevista para el 20 de junio, la controvertida ley permitiría a la Jefatura del Ejecutivo y a los tribunales de Hong Kong tramitar las solicitudes de extradición de jurisdicciones sin acuerdos previos - en particular, China y Taiwán - ni supervisión legislativa.