Diario Vasco

Sofia, 14 jun (EFE).- La circulación de vídeos falsos que muestran a personajes, incluidos jefes de estado, con sus voces auténticas pero diciendo o haciendo cosas que nunca han dicho o hecho, se ha convertido ya en una "espantosa amenaza".

"Hasta los más expertos tienen dificultades para determinar si esos vídeos son reales o no", advirtió hoy el profesor Thomas Kent de la Universidad de Columbia de Nueva York.

Kent intervino ante el Congreso mundial de agencias de noticias que se ha celebrado ayer y hoy en la capital búlgara, donde lanzó una seria advertencia al mundo periodístico sobre la "espantosa" perspectiva que representan los llamados 'vídeos ultrafalsos' (deepfake).

Mencionó el caso de un videoclip que circuló el año pasado por las redes sociales y que imitaba una noticia de la televisión británica BBC en la que se informaba de un supuesto enfrentamiento nuclear entre fuerzas rusas y de la OTAN en el Báltico.

El vídeo, de tres minutos, llevaba el logotipo de la BBC y parecía haber sido realizado en un estudio de esta cadena.

"Agentes perversos que secuestran los nombres y la credibilidad de los medios de comunicación crean un problema extraordinario para las marcas de las agencias de noticias, para la sociedad y para la seguridad pública", advirtió Kent.

"No hay casi nada que las agencias de noticias hagan que no puedan imitar los artistas de la desinformación", añadió.

Ellos también usan los 'podcast' (ficheros de audio descargables), la realidad virtual y la realidad aumentada para engañar.

Kent recomendó a los medios, en primer lugar, que sensibilicen a todo su personal, a todas las redacciones, frente a la falsificación de contenidos.

"La mayor parte de las noticias falsas ahora son políticas, pero no esperen que se quede ahí. Las redacciones de deportes, de economía o de entretenimiento tienen que estar alerta. En los próximos años veremos vídeos falsos de goles en el fútbol que jamás fueron marcados".

En segundo lugar, recomendó diseñar "planes de emergencia" para hacer frente a la eventualidad de que una historia falsa circule con la marca de la agencia o del medio. "Asuman, por supuesto, que eso puede ocurrir en mitad de la noche o durante las vacaciones".

"Los periodistas responsables y las agencias de noticias son la barrera más poderosa contra las noticias falsas", subrayó el experto.

En la jornada de clausura, los participantes en este sexto Congreso mundial de agencias de noticias también abordaron el desafío que supone el uso de la inteligencia artificial.

"Va a influir en toda la cadena de valor del periodismo, y resulta especialmente importante en la lucha contra las noticias falsas por el volumen tan elevado de datos que éstas comportan", afirmó Giuseppe Cerbone, director ejecutivo del diario económico italiano Il Sole 24 Ore.

El mensaje más esperanzador sobre el futuro del periodismo lo ofreció el escritor y periodista estadounidense Eric Weiner, autor del bestseller "La geografía de la felicidad".

Los periodistas, aconsejó este ponente, deben ralentizar el ritmo ("es mejor tener razón que ser el primero"), viajar para ver el mundo globalmente pero ser locales al mismo tiempo, ser positivos y "reflexionar como filósofos".

"El primer periodista conocido fue Sócrates", afirmó Weiner, porque viajaba, hacía preguntas incómodas, ponía en tela de juicio lo recibido, hacía que la gente se preguntara por las definiciones, "y era pobre como los periodistas de hoy".

Cuando se le recuerda que su 'periodista' Sócrates no dejó ni una línea escrita, Weiner responde con humor: "Es cierto, fue un periodista vago que nunca llegó a la hora del cierre".