Diario Vasco

Ferrol , 14 jun .- El sindicato CIG ha acusado este viernes al Grupo Villar Mir de intentar segregar las actividades de su empresa Ferroatlántica en Galicia en contra de los compromisos contraídos y sin atender a las advertencias de la Xunta.

En un comunicado, CIG critica así el plan de Ferroatlántica para sus instalaciones de Sabón, en el municipio coruñés de Arteixo, al considerar que "escinde la fábrica del resto de la unidad y no garantiza la viabilidad de la producción de los empleos".

El preacuerdo alcanzado "avala la operación fraudulenta del grupo Villar Mir para segregar y vender las centrales hidroeléctricas", denuncia el sindicato gallego.

Considera que el pacto rubricado este viernes entre dirección de la compañía y representación sindical mayoritaria es fruto de una negociación "sin el pronunciamiento previo de la Xunta de Galicia sobre la legalidad de esta operación y sin ajustarse al procedimiento legal en vigor desde 1992".

El Grupo Villar Mir adquirió los activos de Carburos Metálicos, tanto sus fábricas de Cee, Dumbría y Sabón como sus centrales y embalses de A Costa da Morte, pero ahora "la empresa está incumpliendo de manera evidente la prohibición de segregar la actividad en las fábricas de la explotación de los aprovechamientos hidroeléctricos", indica el sindicato.

Por ello, CIG señala que "no constituye un verdadero plan de viabilidad en los términos que exige la resolución de la Xunta de 1992 y 1994 sobre cambio y alteración de las condiciones impuestas por la Administración en favor de Ferroatlántica y Banesto Leasing".

El plan propuesto por Ferroatlántica "no garantiza la actividad industrial y condiciona cualquier inversión a la escisión de Sabón y la venta de centrales", enfatiza.

En este sentido, CIG reclama "un verdadero plan de viabilidad para las plantas" y exige explicaciones sobre "las inversiones necesarias para garantizar la actividad industrial y la continuidad de los empleos", ajustadas a lo establecido en las "cláusulas de las concesiones".

CIG ha registrado "un escrito de rechazo al preacuerdo en las oficinas de la empresa, puesto que Ferroatlántica se negó a recoger en acta o en el texto del propio preacuerdo la postura de la sección sindical", puntualiza, e indica que el mismo texto ha sido remitido también al conselleiro de Economía y Empleo de la Xunta, Francisco Conde.