Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFECOM).- La falta de claridad del panorama político nacional, las dudas sobre el "brexit" y las continuas tensiones entre Estados Unidos y China a cuenta de la guerra comercial han marcado la evolución hasta junio de la Bolsa española, que cerrará el primer semestre del año sin ningún salto al parqué.

Según el informe elaborado por el despacho de abogados Baker McKenzie, esta "conjunción de incertidumbres" ha demostrado ser el "caldo de cultivo perfecto para intimidar" tanto a las compañías con planes de cotizar como a los potenciales inversores, que aún así confían en que la recta final de 2019 apacigüe los ánimos y favorezca algún nuevo debut.

Lejos de tratarse de un fenómeno aislado, la coyuntura geopolítica ha lastrado al resto de mercados mundiales, cuya capacidad de captar capital mediante salidas a Bolsa disminuyó un 37 %, y su volumen, un 34 %.

En total se recaudaron 69.800 millones de dólares (61.838 millones de euros) en 514 debuts, el volumen más bajo desde 2016, una caída que desde Baker McKenzie atribuyen al cierre temporal de la Administración estadounidense entre diciembre de 2018 y enero de 2019, y a la disminución de las "megatransacciones".

Los expertos advierten de que esta ralentización del mercado está incrementando la competencia entre las plazas bursátiles, algunas de las cuales han llegado a introducir cambios estratégicos para atraer a compañías de perfil tecnológico, como sucede en China, firme en su afán de desafiar a las bolsas de Nueva York y Hong Kong.

Mención aparte dedica el informe al valor de las operaciones transfronterizas, que tras un "boyante" 2018, bajó un 55 % a 11.300 millones de dólares (10.000 millones de euros), por la caída en el capital captado por los emisores chinos.

Por su parte, el volumen de debuts bursátiles se redujo un 16 %, con 85 nuevas compañías, en su mayoría chinas, que han recaudado durante la primera mitad del año más de 8.800 millones de dólares (7.796 millones de euros) en incorporaciones a mercados de Hong Kong y Estados Unidos.

Dos de ellos, las bolsas de Hong Kong y el Nasdaq, comparten el primer lugar como destino de las operaciones de salida a bolsa trasfronterizas, siendo además las únicas que han registrado un incremento en términos de actividad, un 7 % y un 33 %, respectivamente.

De vuelta a Europa, el incierto futuro de las relaciones entre Reino Unido y Bruselas por el "brexit" ha influido negativamente en la marcha de sus principales plazas.