Diario Vasco

Bruselas, 13 jun (EFE).- Los productos originarios de las colonias judías en los territorios ocupados por Israel deben dejar claro en el etiquetado su procedencia, según concluyó este jueves un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE).

La opinión del letrado responde a un conflicto surgido en Francia por un dictamen del Ministerio de Economía galo que obliga a que los productos alimenticios procedentes de los territorios ocupados por Israel lleven una etiqueta en la que precisen ese origen o incluyan el término "asentamiento israelí".

La organización judía europea y Psagot, empresa especializada en la explotación de viñedos en los territorios ocupados por Israel, habían solicitado al Consejo de Estado francés la anulación del controvertido dictamen controvertido.

El caso llegó a la Justicia europea a través de una cuestión prejudicial planteada por el Consejo de Estado francés para determinar si el dictamen galo es compatible con la legislación europea.

El abogado general pidió hoy al Tribunal de Justicia que declare que, según la normativa europea, los productos originarios de los territorios ocupados por Israel desde 1967 -Cisjordania, Jerusalén Este y los Altos del Golán sirios, además de Gaza, cuya desconexión con Israel se produjo en 2005- deben llevar la denominación geográfica del territorio en cuestión y, en su caso, la de que proceden de un asentamiento israelí.

El letrado considera importante que se precise ese origen porque "al igual que muchos consumidores europeos se oponían a comprar productos sudafricanos en la época del apartheid antes de 1994, los consumidores de hoy pueden, por motivos similares, oponerse a la compra de productos procedentes de un país dado, por ejemplo porque no exista una democracia o se apliquen medidas políticas o sociales particulares que el consumidor considere repugnantes", señaló.

Las conclusiones del abogado general no son vinculantes para el tribunal, pero los jueces suelen seguirlas.