Diario Vasco

Berlín, 13 jun (EFE).- La Audiencia Territorial de Coblenza (oeste de Alemania) ha condenado al consorcio automovilístico VW a pagar 26.000 euros de indemnización al comprador de un modelo Sharan por causarle "perjuicios deliberados", dentro del escándalo por la manipulación de datos de las emisiones de motores diésel.

La sentencia, que todavía no es firme y deberá ser examinada por el Tribunal Supremo, es la primera de una corte de segunda instancia en Alemania que afecta directamente al consorcio.

Hasta ahora, había habido fallos contra concesionarios, pero no directamente contra el fabricante.

En todo caso, con la decisión de Coblenza el riesgo jurídico para el consorcio aumenta, ya que podría verse obligado a pagar indemnizaciones millonarias.

Actualmente, 400.000 clientes de VW se han sumado a una demanda modelo que tiene como propósito determinar si el consorcio debe indemnizar a los compradores de vehículos diésel manipulados.

Además, otros 40.000 clientes se han querellado directamente contra el consorcio y piden compensaciones.

VW ha anunciado que recurrirá la sentencia, con lo que la decisión quedará en manos del Tribunal Supremo.

El comprador había pedido la devolución completa del precio pagado por el coche, lo que fue rechazado por un tribunal de primera instancia, por lo cual recurrió ante la Audiencia Territorial de Coblenza.

VW le había ofrecido el pago de 21.000 euros en un arreglo extrajudicial, lo que no fue aceptado por el comprador.

La Audiencia Territorial de Coblenza determinó que VW le había causado un daño al cliente, por lo que debía pagar una indemnización

Sin embargo, consideró que con el uso del vehículo el cliente había tenido una ventaja económica y que en la cuantía que se pague hay que tener en cuenta la reparación del coche, que había costado originalmente 32.000 euros.

El demandante aceptó la sentencia y se ha declarado, según medios alemanes, "moderadamente optimista" de cara a la continuación del caso en el Supremo.