Diario Vasco

Tirana, 13 jun (EFE).- El Parlamento albanés aprobó este jueves una moción que condena la anulación de las elecciones locales por parte del presidente del país, Ilir Meta, y la considera un acto "anticonstitucional", "sin valor legal" y políticamente motivado.

La resolución se aprobó con cien votos a favor y siete en contra de un total de 123 diputados con los que cuenta ahora la Ccámara (buena parte de la oposición ha entregado sus escaños).

"Es un acto absolutamente inválido, que rebasa las competencias constitucionales y legales del presidente y como tal es nulo, como si nunca hubiera existido", afirma la moción redactada por iniciativa del gobernante Partido Socialista (PS) del primer ministro, Edi Rama.

El Parlamento argumentó que ni la Constitución ni el código electoral reconocen al presidente el derecho a anular comicios y que este acto sin precedentes busca negar a los ciudadanos su derecho a elegir a sus representantes en las administraciones locales.

El Parlamento animó a la Comisión Central Electoral a continuar con los preparativos de los comicios e instó a todos los órganos electorales a no tomar en cuenta el decreto presidencial que anula los comicios y continuar con su deber.

Además, instó a Meta a reflexionar y no emprender otras acciones anticonstitucionales y avisó que estudiará la activación de mecanismos de control e investigación parlamentaria contra él.

De momento, la moción aprobada hoy no impide que Meta continúe como presidente.

Tan solo el Tribunal Constitucional tiene la prerrogativa para tomar una decisión al respecto, pero esa corte está prácticamente inhabilitada en estos momentos, ya que todos sus magistrados menos uno han sido expulsados o han dimitido por tener vínculos con el crimen organizado o poseer bienes sin declarar.

La Constitución contempla que el presidente pueda ser expulsado de su cargo tras una investigación de una comisión parlamentaria especial por violar seriamente la Constitución o cometer un delito grave.

Según Meta, canceló los comicios para evitar un conflicto social y la celebración de elecciones monopartidistas.