Diario Vasco

Nueva York, 13 jun (EFE).- Nueva York mantendrá al menos por un año más sus límites al número de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC) de empresas como Uber y Lyft e introducirá nuevas medidas para apoyar a los taxistas.

Los límites, impuestos por primera vez en agosto del año pasado, continuarán como mínimo hasta agosto de 2020, según una decisión anunciada por el alcalde de la Gran Manzana, Bill de Blasio.

De ese tope están exentos los vehículos acondicionados para transportar sillas de rueda y los completamente eléctricos.

Además, Nueva York va a adoptar nuevas reglas que limitarán también cuánto tiempo los vehículos de Uber, Lyft y otras aplicaciones similares pueden estar transitando vacíos por las zonas más concurridas de Manhattan.

Según las autoridades locales, los conductores de VTC pasan un 41 % de su jornada conduciendo sin pasajeros, lo que dispara la congestión de las calles.

A partir de ahora, las empresas deberán garantizar que sus vehículos limitan ese tránsito al 31 % de su tiempo o se enfrentarán a multas.

De Blasio defendió esta semana que empresas como Uber "se han aprovechado del duro trabajo de los conductores, asfixiando las calles con congestión y llevando a los conductores a la pobreza".

"Esa era se va a terminar en Nueva York. El año pasado dimos el primer paso y este año vamos más lejos con nuevas restricciones", insistió.

El objetivo del gobierno municipal es tanto reducir el tráfico en las calles como mejorar los sueldos de los conductores de VTC a través de una menor oferta de estos servicios.

En paralelo, la ciudad va a tomar medidas para apoyar a los taxistas, muy perjudicados por el éxito de estas alternativas.

Así, los propietarios de licencias de taxi ya no tendrán que pagar cada dos años los 1.100 dólares que costaba renovarlas y los conductores de los tradicionales vehículos amarillos contarán con un centro de asistencia para obtener consejos y defensa.