Diario Vasco

(Actualiza la EC4538 con más declaraciones)

El Ejecutivo comunitario, afirmó, espera que el encuentro sirva para que los ministros apoyen el informe que emitió este mes y que considera que está justificado abrir este procedimiento, que en última instancia podría saldarse con una sanción de unos 3.500 millones de euros a Italia.

Moscovici insistió en que está abierto a dialogar con las autoridades italianas, pero que para evitar el procedimiento, éstas deben presentar "hechos y cifras" que muestren que tienen un "camino claro" para cumplir las reglas en 2019 y 2020.

Aunque la cuestión italiana no está oficialmente en la agenda del Eurogrupo, está previsto que los ministros la aborden en los márgenes del encuentro.

La ministra de Economía española en funciones, Nadia Calviño, afirmó que cuando se plantee el asunto transmitirá a su homólogo italiano, Giovanni Tria, la importancia de que las autoridades italianas entablen un diálogo con la CE.

Además, Calviño añadió y que actúen "de forma responsable para tratar de encauzar este proceso de la forma más positiva posible y evitar cualquier episodio de turbulencias en los mercados financieros".

En la misma línea se pronunció el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, quien llamó a Roma a "coger la mano que le tiende la Comisión" y "tomar las medidas adecuadas".

Por su parte, Tria afirmó a su llegada que Italia "demostrará" que alcanzará los objetivos de déficit público que pactó con Bruselas en diciembre, y defendió que no será necesario tomar medidas de corrección.

"No las necesitamos porque sabemos que llegaremos a este nivel", dijo.

Los ministros alemán, Olaf Scholz; irlandés, Paschal Donohoe; lituano, Vilius Sapoka; y el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, también instaron a Roma a respetar las normas de la eurozona.

Centeno dijo que los socios de la eurozona esperan "claridad" por parte de Roma y que si respeta los objetivos pactados con Bruselas el pasado diciembre, "la solidaridad podrá confirmarse del lado de Europa".

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que participó este jueves en la reunión de los ministros, afirmó que Italia "debería encontrar con las instituciones el camino fiscal y tener el valor político para hacer las reformas estructurales que liberarían al genio italiano".

Por otro lado, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, se pronunció sobre la posible creación en Italia de una moneda paralela para pagar la deuda pública.

"Los comentarios del Banco Central Europeo (BCE) han sido muy claros", señaló Dombrovskis.

El político letón se refirió así a las declaraciones del presidente del BCE, Mario Draghi, quien ha asegurado que si esa moneda se considera dinero, es ilegal, porque la única divisa válida en la eurozona es el euro.

Draghi también añadió que si por el contrario no es una moneda, "en ese caso es un instrumento de deuda que sigue acumulando deuda", mencionó hoy el vicepresidente de la CE para el Euro.