Diario Vasco

Moscú, 13 jun (EFE).- Los líderes de la Organización para la Coooperación de Shanghái (OCS) llegaron hoy a Biskek, capital de Kirguistán, donde mantendrán este viernes reuniones bilaterales y abordarán en una plenaria la situación en Afganistán y Oriente Medio.

Los mandatarios de Rusia, Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán, India, China y Pakistán llegaron a Biskek para participar en una cena informal y un concierto de gala antes de la apertura oficial de la cumbre este viernes, informó la parte rusa.

Varios líderes aprovecharon para mantener reuniones bilaterales, como la del presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, con su homólogo afgano, Ashraf Gani; el líder chino, Xi Jinping, con su colega kirguiso, Sooronbay Jeenbekov; o la del jefe de Estado ruso, Vladímir Putin, con el primer ministro indio, Narendra Modi.

La cumbre empezará a puerta cerrada con el fin de abordar el estado actual y las perspectivas de cooperación en el marco de la OCS, establecida en 2001 con el objetivo de reforzar la colaboración en la esfera de la seguridad internacional y la lucha contra el terrorismo.

Según el Kremlin, la situación en Afganistán y Oriente Medio ocuparán buena parte de la agenda de la cumbre, durante la cual Putin pretende exponer su visión acerca de una solución al conflicto en Siria, el acuerdo nuclear con Irán y la lucha contra el terrorismo.

Gani dijo antes de partir a Biskek que espera que se restaure la paz en el país centroasiático, y destacó que la continuada violencia no debe provocar un sentimiento de "desesperanza".

Las tensiones entre Pakistán y la India no están en la agenda de la cita, pero tanto Modi como el primer ministro paquistaní, Imran Khan, se encuentran en la capital kirguisa.

Este último dijo hoy a la agencia rusa Sputnik antes de partir a Biskek que espera que Modi utilice ahora su "amplio" mandato para resolver las diferencias entre los dos países y mejorar sus relaciones a través del diálogo.

Tras la sesión inaugural de los miembros de la OCS, los líderes invitarán a una reunión ampliada a los mandatarios de los países observadores: Afganistán, Bielorrusia, Irán y Mongolia.

Después de la cumbre, se adoptará previsiblemente la declaración de Biskek, que reflejará las posturas de los líderes acerca de la ampliación de la OCS e incluirá evaluaciones coordinadas sobre los principales temas internacionales y regionales.

Al término, Putin mantendrá una reunión trilateral con Xi y el presidente de Mongolia, Battulga Khaltmaa, así como un encuentro bilateral con su homólogo de Irán, Hasan Rohaní.