Diario Vasco

Edimburgo , 13 jun .- Dos ecologistas de Greenpeace han sido puestos en libertad bajo fianza tras comparecer hoy ante un tribunal escocés acusados de alteración del orden público, después de subir a bordo de una plataforma petrolera, gestionada por BP en el norte de Escocia, para protestar en contra de las perforaciones petrolíferas.

Los involucrados en esta acción fueron Christopher Till y Paula Radley, que, ante la Corte del Sheriff de Tain -un tribunal civil de la localidad-, se declararon inocentes de subir sin permiso y haber permanecido a bordo de la plataforma los días 9, 10 y 11 de junio.

Además, se les acusa de negarse a abandonar el lugar, atarse a la plataforma por medio de amarres y ponerse a sí mismos y a otros en peligro.

El pasado domingo los activistas, que se acercaron hasta la plataforma en un barco, lograron subir hasta ella para desplegar una pancarta en contra de la crisis climática y pedir a BP que paralice la perforación de nuevos pozos de petróleo.

Ambos fueron puestos en libertad bajo fianza y con ciertas condiciones que incluyen restricciones a sus movimientos en Escocia.

Se les permite entrar en la región para asistir a las reuniones concertadas con sus representante legales, atender las citas judiciales y disfrutar de vacaciones previamente concertadas, pero se les prohíbe acercarse a las aguas del Cromarty Firth, en que se encuentra la plataforma.

Esta estructura de 27.000 toneladas de peso es propiedad de Transocean y está gestionada por la compañía británica BP.

El pasado domingo tenía intención de abandonar las aguas de Cromarty Firth cerca de la localidad de Invergordon, en las costas del norte de la región, para dirigirse hasta el campo petrolero de Vorlich, el noreste.

Greenpeace ha afirmado que otros dos de sus miembros permanecen todavía a bordo de la plataforma y que tienen provisiones suficientes para permanecer allí durante días.