Diario Vasco

Gdansk , 13 jun .- El vicealcalde de Gdansk, Maciej Buczkowski, recordó hoy que la concesión a esta ciudad polaca en España del Premio Princesa de Asturias de la Concordia supone "hacer realidad" el sueño que tenía su anterior alcalde, Pawel Adamowicz, asesinado a puñaladas el pasado enero durante un acto público.

"Pawel (Adamowicz) aspiraba a que Gdansk recibiese este reconocimiento, que consideraba un premio al papel que nuestra ciudad ha jugado en las últimas décadas como espacio de libertad, solidaridad y concordia, por lo que hoy estaría muy satisfecho de ver que su anhelo se ha hecho realidad", explicó Buczkowski a Efe.

El vicealcalde de Gdansk subrayó que este galardón demuestra que Gdansk es "una ciudad excepcional: abierta, tolerante y libre", un "espacio único" en Polonia, desde el que se pretende impulsar el diálogo y el entendimiento como elementos clave en la vida política.

Buczkowski dijo que la localidad recibe este premio como un homenaje póstumo al anterior alcalde, Pawel Adamowicz, en el cargo desde 1998 hasta su asesinato a puñaladas el pasado mes de enero, quien solía referirse a Gdansk como una ciudad de la libertad y la solidaridad.

La muerte de Adamowicz conmocionó a Polonia y evidenció el tenso debate político que vive este país centroeuropeo, donde gobierna el partido nacionalista-conservador Ley y Justicia desde 2015, muy criticado por Bruselas por sus polémicas reformas.

Adamowicz pertenecía, como la actual corporación municipal de Gdansk, al partido liberal de centro-derecha Plataforma Ciudadana, principal fuerza de la oposición en Polonia.

El actual vicealcalde de Gdansk también tuvo palabras de agradecimiento para las personas que han apoyado la candidatura de esta ciudad, en especial a Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, nacido precisamente en Gdansk y fundador de Plataforma Ciudadana.

La candidatura también fue apoyada, entre otros, por el Premio Nobel de la Paz y líder histórico del sindicato Solidaridad, Lech Walesa, quien hoy se encontraba en Oslo y con quien Efe intentó contactar sin éxito.

El jurado ha distinguido a la ciudad polaca con este galardón por ser "un símbolo histórico y actual de la lucha arriesgada por las libertades cívicas en un punto crucial donde el espíritu de Europa consigue renacer una y otra vez frente a la intolerancia o la opresión".

El acta del jurado subraya que "la historia y el presente de la ciudad de Gdansk son un ejemplo de sensibilidad ante el sufrimiento, de solidaridad, de defensa de las libertades y los derechos humanos y de extraordinaria generosidad".