Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFE).- El festival Paraíso ultima los preparativos de su segunda edición, que tendrá lugar entre este viernes y sábado con un amplio abanico de representantes de la electrónica mundial, desde el "synthpop" bailable de Chvrches a la emoción desnuda de Rhye.

Será de nuevo en el complejo deportivo Cantarranas de la Universidad Complutense de Madrid, el mismo que cada septiembre acoge el final de temporada festivalera con Dcode y que a partir de mañana le dará el pistoletazo de salida con una cita que aspira a mejorar los registros de 2018: 18.500 asistentes en dos jornadas.

Las previsiones de partida son mejores, sin el diluvio que deslució ligeramente la apertura de su primera edición y tras el reciente anuncio de la firma de un acuerdo de colaboración para sumar conocimiento y experiencia con el veterano Sónar de Barcelona.

Como su "hermano mayor", Paraíso aspira a condensar lo más granado y selecto de la electrónica nacional e internacional en todas sus coordenadas, con un cartel en el que destacan nombres como los de Solomun, Charlotte Gainsbourg, Laurent Garnier o Mount Kimbie.

Con abonos y entradas para los dos días aún a la venta, la música arrancará mañana a partir de las 18 horas y empezará a templarse poco después con las percusiones polirrítmicas, voces pegadizas y "tropical bass" de Kampire, directamente desde Uganda.

Será en la misma jornada en la que están programadas las actuaciones de los británicos Chvrches, que en 2018 publicaron su tercer disco, "Love is dead", pero también el "urban jazz" de su compatriota Diana de Brito, rebautizada artísticamente como IAMDDB, o el veterano francés Cerrone, asiduo productor del Studio 54, con más de 30 millones de discos vendidos.

No habrá que perder de vista tampoco a John Talabot, uno de los pocos españoles que ha logrado que su sonido de club trascienda fronteras, ni al dúo canadiense Bob Moses, ganadores de un Grammy por su tema "Tearing Me Up", con su combinación de rock y electrónica a un ritmo vertiginoso.

Polo & Pan, Mula o Maribou State serán otros elementos a descubrir de un programa que mañana contará para el cierre con la actuación estelar desde Luxemburgo de uno de los reyes del house, Solomun.

El sábado la música desplaza un par de horas su arranque y su final. Será poco después de las 20,30 horas cuando comience a cobrar brío con las aportaciones de los españoles North State, embajadores del "future bass", o de la multitudinaria y multicultural banda Superorganism, fenómeno emergente del pasado año con su apego por la cultura pop y temas como "Everybody wants to be famous".

De lo más destacado de esta jornada, la emoción a flor de piel del canadiense Rhye, que bajo un envoltorio de r&b electrónico guarda en la garganta la elegancia y timbre de Sade, y de la francesa Charlotte Gainsbourg, quien emprendió un viraje estilístico en su último disco, "Rest" (2017).

Tras ellos, los británicos Mount Kimbie tras derivar del "postdubstep" hacia el rock y el post-punk, el español Pional y otro veterano DJ galo, Laurent Garnier, pionero de la música electrónica desde finales de los años 80, cuando asistió a la explosión del "acid house" en Mánchester.