Diario Vasco

Fráncfort , 12 jun .- La cuota del euro en reservas en moneda extranjera aumentó en 1,2 puntos porcentuales en 2018, hasta el 20,7 % (19,5 % en 2017), por lo que cambia la tendencia bajista que se había observado en los últimos años tras la crisis financiera.

El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) Benoît Coeuré dijo hoy que esta mejora se ha producido tras las turbulencias en mercados emergentes y por las sanciones unilaterales de EEUU contra algunos países concretos, como Rusia e Irán, que debilitan la proporción del dólar en las reservas.

En su último informe sobre la importancia internacional del euro, el BCE asegura que las políticas para lograr una unión económica y monetaria más profunda son fundamentales para apoyar un aumento de esta función internacional del euro.

También la creación de un activo seguro, un bono europeo, respaldado por la deuda soberana de los países de la zona del euro, contribuiría a mejorar la importancia internacional del euro.

"A largo plazo, la creación de un activo seguro común de la zona del euro, si lo deciden así los Estados miembros, de una forma que no debilite incentivos para políticas fiscales nacionales sanas, también podría contribuir a este objetivo", según Coeuré.

El año pasado el entonces vicepresidente del BCE Vitor Constancio sugirió que se podría crear bonos seguros europeos (ESBies), vendidos en tramos, si un pequeño tramo de primera pérdida fuera limitado y cubierto por una garantía pública, proporcionada conjuntamente por los estados miembros.

Coeuré añadió que los progresos en las políticas económicas en España, Portugal y Grecia han atraído de nuevo a los inversores internacionales.

"El euro no será tan dominante como el dólar en tanto en cuanto no exista una unión de capitales", añadió el banquero francés.

La importancia del euro se ha fortalecido en la emisión de deuda y en los depósitos internacionales, pero se mantiene estable como divisa de facturación comercial.

"La importancia internacional del euro se ha fortalecido en 2018 y comienzos de 2019, revirtiendo una tendencia bajista de los últimos años", según el último informe anual del BCE.

Desde su introducción hace 20 años, el euro ha sido la segunda divisa más usada globalmente después del dólar estadounidense, pero su uso bajó después de la crisis financiera global, según el BCE.

Tras haber tocado fondo en 2016, el uso internacional del euro se ha fortalecido algo recientemente apoyado por la iniciativa de la Comisión Europea (CE) de diciembre de 2018.

El BCE y la CE hacen hincapié en que la importancia internacional del euro está apoyada principalmente por una unión monetaria y económica más profunda y completa.

Esto incluye avances en la unión de mercados de capital en la zona del euro con políticas económicas sanas.

"El Eurosistema apoya estas políticas y enfatiza la necesidad de lograr más esfuerzos para completar la unión económica y monetaria", dijo el presidente del BCE, Mario Draghi en el informe.

"Políticas económicas sanas y una unión económica y monetaria más completa pueden esperarse para impulsar la función global del euro y también para facilitar la transmisión suave de la política monetaria en los mercados financieros de la zona del euro", dijo Coeuré.

También advirtió de la necesidad de fortalecer más la capacidad del sector financiero a contribuir a la estabilización económica porque los mercados de capital en Europa están fragmentados en líneas nacionales.

Por ello es importante que las políticas fiscales sean sanas y sostenibles para mejorar la calidad crediticia de la deuda y contribuir a ofrecer una deuda de la zona del euro sana.