Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFE).- La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel -seis meses menos de lo que pedía el fiscal- y multa de 987.410 euros a un matrimonio de irlandeses que pertenecieron al IRA, Leonard y Donna Hardy, por blanquear dinero procedente del contrabando de tabaco mediante operaciones inmobiliarias.

En su sentencia, la sección cuarta de lo Penal considera probado que hasta el momento de su detención en 2014, Leonard Hardy se dedicaba "al contrabando de tabaco a gran escala al frente de una organización", que comenzó su actividad en 2005 y comenzó a ser investigada por el servicio de aduanas de Reino Unido en 2010 en la operación Bayweek.

"El acusado, bien de manera directa, bien junto a su esposa, (...) bien sirviéndose de ella, o de la sociedad Vinnea, ocultó los beneficios obtenidos" del contrabando de tabaco blanqueándolo en inversiones inmobiliarias.

Todo ello pese a que ninguno de los acusados tenía "ingresos conocidos que pudieran justificar el origen de las sumas empleadas en la inversión de las propiedades adquiridas por un valor total de 987.410 euros", señala la sentencia, que detalla tres de estas operaciones, una en Alicante y las otras dos en Málaga.

Por ello la Sala decreta "el comiso de los bienes muebles e inmuebles sobre los que han recaído las operaciones mercantiles enjuicias, o bien su cantidad equivalente , en el supuesto de que no pertenezcan en la actualidad a los acusados".

Según los magistrados, se trata de una vivienda en Orihuela (Alicante), así como otras casa en Nerja y un local Comercial en Mánilva, ambas localidades malagueñas, a lo que añade las participaciones de la empresa Vinea Import Export, propiedades que suman en total el mismo monto que la multa que les ha sido impuesta.

Leonard Hardy fue detenido en un hotel de Lanzarote junto a su mujer, Donna Maguire, a finales de 2014.

El juez Pablo Ruz, entonces instructor del Juzgado Central número 5, decretó para él prisión eludible bajo fianza de 250.000 euros, mientras que su esposa quedó en libertad con la obligación de comparecer en el consulado español más próximo a su domicilio en Irlanda para poder atender a los hijos menores del matrimonio.

Las investigaciones se iniciaron a partir de informaciones que apuntaban a la existencia de actividades de blanqueo procedente del contrabando de tabaco y alcohol, mediante la adquisición de inmuebles en distintas provincias españolas de la costa mediterránea y la creación de empresas instrumentales.

A partir de esos datos se realizaron una serie de pesquisas que confirmaron estas prácticas delictivas y permitieron comprobar que al frente de la organización se hallaba un ciudadano irlandés, ex miembro del IRA, con el que colaboraba su pareja, también antigua integrante del Ejercito Republicano Irlandés.