Diario Vasco

Jartum, 13 jun (EFE).- La Fiscalía General de Sudán acusó hoy formalmente de posesión ilegal de fondos al expresidente Omar al Bashir, que fue derrocado por el Ejército el pasado 11 de abril, después de que fueran encontrados en su domicilio unos 7 millones de euros y cerca de 351.000 dólares en efectivo.

La agencia oficial de noticias sudanesa, SUNA, informó de que la Fiscalía acusó a Al Bashir después de que hayan concluido las investigaciones en su contra iniciadas hace un mes, aproximadamente.

El pasado 5 de mayo, el exmandatario, que gobernó Sudán con puño de hierro durante tres décadas, fue interrogado por primera vez por las autoridades, tras haber sido acusado de blanqueo de dinero y tráfico de divisas.

Las investigaciones dieron comienzo después de que fueran encontrados más de 7 millones de euros y 351.000 dólares en efectivo, repartidos en bolsas de plástico, en el domicilio de Al Bashir en Jartum, después de su caída en desgracia.

Al Bashir fue detenido por los militares el día en que fue apartado del poder y trasladado poco después a la prisión de Kobar, donde permanece a día de hoy.

Por otra parte, la Fiscalía acusó el pasado mayo a Al Bashir de la "muerte" de manifestantes durante las protestas que llevaron a su derrocamiento, que comenzaron a mediados de diciembre de 2018 y se prolongaron hasta la intervención de los militares cuatro meses después.

Esa acusación se basa en la denuncia de "asesinato" del médico sudanés Babakr Mohamed, que murió en la zona de Burri, un barrio en el este de Jartum, el pasado 17 de enero a causa de un tiro a "corta distancia".

Las fuerzas de seguridad de Al Bashir reprimieron a los manifestantes durante los cuatro meses de protestas y fueron acusadas en numerosas ocasiones de disparar contra ellos y de matar a decenas de personas, principalmente en las calles de la capital.