Diario Vasco

El Cairo, 13 jun (EFE).- Las autoridades kurdas que gobiernan el noreste de Siria han informado de que entregaron hoy a Bélgica a cinco huérfanos belgas de familias de miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), tras la petición hecha por el Gobierno de este país.

El encargado de relaciones exteriores del Gobierno kurdosirio, Abdulkarim Omar, anunció en su cuenta de Twitter que los cinco huérfanos fueron entregados a las autoridades belgas en la ciudad de Ain Issa, en el norte de Siria.

"A petición del Gobierno de Bélgica, la administración autónoma del Norte y el Este de Siria ha entregado este 13 de junio cinco niños huérfanos belgas de familias del EI a una delegación del Ministerio de Exteriores de Bélgica en Ain Issa", dijo el responsable.

Esta misma semana, otros catorce huérfanos de familias de combatientes radicales fueron entregados a Francia y Holanda, doce de ellos a las autoridades galas y los dos restantes a los Países Bajos.

Las autoridades kurdosirias están promoviendo la repatriación de los pequeños que permanecen en los campamentos de esta región del país, después de la derrota del EI y el colapso de su "califato" en Siria el pasado mes de marzo.

Al mismo tiempo, desde varios países europeos, incluida Francia, familiares de los huérfanos de familias yihadistas se han organizado e incrementado la presión para que sus Gobiernos traigan de vuelta a los niños.

A pesar de las reticencias iniciales, más naciones están aceptando el regreso de los menores, mientras que en el caso de las esposas de los combatientes su vuelta es más polémica y algunos países, como Reino Unido, ya las han rechazado.

Por su parte, los kurdos han pedido reiteradamente a los diferentes países que se hagan cargo de estas personas, incluidos algunos combatientes extranjeros que lucharon en las filas del grupo terrorista, ya que la administración autónoma no dispone de recursos suficientes para hacer frente a las necesidades de más de 60.000 personas.