Diario Vasco

Roma, 13 jun (EFE).- La estadounidense Amanda Knox regresó hoy a Italia por primera vez desde que fuera absuelta en 2011 por el asesinato de su compañera de piso, la británica Meredith Kercher en 2007, uno de los casos más polémicos que se recuerdan en el país.

Knox participará en el Festival de la Justicia Penal de la ciudad de Módena (norte) y el sábado ofrecerá una ponencia bajo el título "El proceso mediático frente al error judicial".

El regreso de la joven, de 31 años, ha suscitado gran curiosidad en Italia, donde llegó a pasar cuatro años en prisión preventiva tras ser acusada de asesinar a su compañera de piso en Perugia (centro) junto al que entonces era su novio, Raffaele Sollecito.

Kercher, estudiante Erasmus de 21 años, apareció muerta en 2007 con una cuchillada en el cuello en la casa que compartía con Knox y el suceso despertó un sinfín de especulaciones que lo convirtieron en uno de los más mediáticos que se recuerdan en Italia,

Knox y Sollecito estuvieron en prisión preventiva entre 2008 y 2011 y afrontaron un largo proceso judicial repleto de recursos y repeticiones por el que llegaron a ser condenados a 28 y 25 años de cárcel respectivamente y absueltos al fin por el Supremo en 2015.

Los jóvenes fueron condenados en primera instancia pero después fueron exonerados en 2011 en apelación, cuando salieron de la cárcel y Knox viajó a su país para no volver, aunque después fueron de nuevo condenadas en una repetición en 2014 y la absolución final llegó un año después desde el Supremo.

El único que cumple condena es el marfileño Rudy Guede, condenado como "cómplice de asesinato" a 16 años de cárcel.

Knox solo acabó condenada a tres años de cárcel por calumnias contra Guede, convalidados por su tiempo en prisión preventiva, y tras su excarcelación en 2011 abandonó Italia y regresó a Estados Unidos para no volver hasta ahora.

La joven llegó al aeropuerto de Milán Linate y fue recibida por numerosos medios que la retrataron escoltada por la policía, con el pelo recogido, su mochila a la espalda, chaqueta blanca, camiseta negra y acompañada por su madre, su novio y algunos colaboradores.

"Estoy regresando a Italia como una mujer libre", anunció en su perfil de Twitter, desde donde después aclaró que ha optado por no conceder entrevistas y aseguró que lo que diga en el Festival de Justicia Penal de Módena "hablará por sí mismo".

Knox ha escrito un libro sobre su experiencia, "Waiting to be heard: A Memoir" (2013), ha participado en varios documentales, el más recientes en Netflix, y está comprometida con varias causas judiciales y encarcelamientos que considera injustos.

El pasado 24 de enero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Italia a indemnizar con 18.400 euros a la estadounidense Amanda Knox por diversas violaciones de sus derechos durante el proceso por el enigmático asesinato de Meredith Kercher.