Diario Vasco

Madrid, 21 may (EFECOM).- Más del 50 % de los hogares de la UE podrían ser potenciales productores de energía, ha explicado este martes la directora de la Unidad de Energías renovables la Comisión Europea, Paula Abreu, que ha asegurado que la participación ciudadana es "fundamental" en la transición energética.

Según Abreu, que ha participado en la ponencia "Retos ciudad y energía. Edificios energéticamente flexibles", en la Universidad de Navarra, más del 80 % de los ciudadanos de la UE podrían contribuir a la transición energética con calderas inteligentes, vehículos eléctricos y otras medidas e, incluso, más del 50 % de los hogares podrían producir energía en un futuro.

"Necesitamos un marco regulatorio claro pero flexible", ha afirmado Abreu, que ha explicado algunas de las principales medidas de la reforma legislativa europea conocida como "paquete de energías limpias", que incluye un acuerdo sobre el futuro diseño del mercado eléctrico que, según la experta, "facilitará una mayor flexibilidad y la integración de una mayor cuota de energía renovable".

Abreu ha insistido en la importancia de los ciudadanos, a los que ve como "el núcleo del sistema energético" en un futuro, porque, ha dicho, "cada vez es más fácil para los hogares y las pequeñas y mediana empresas invertir en recursos energéticos".

"En el antiguo modelo la energía estaba controlada por grandes agencias estatales, poderosas empresas y otros actores y ahora se diversifica a pequeñas comunidades", ha señalado, al tiempo que considera que con las medidas del paquete de la UE los ciudadanos podrán ser más activos, controlar los costes y participar en las inversiones del sector.

Además, Abreu ha mencionado que el 42 % de los ciudadanos europeos podría producir energía para el autoconsumo, y ha valorado el decreto ley de autoconsumo aprobado el pasado abril por el Consejo de Ministros.

En declaraciones a Efe, Abreu ha reconocido que España tiene una "muy ambiciosa" política energética, que mira hacia el futuro y que lo hace pensando en la eficiencia y teniendo en cuenta las renovables como principal camino para reducir los gases de efecto invernadero.