Diario Vasco

Murcia, 17 may (EFE).- El UCAM Murcia Club Baloncesto, consciente de que ganar le asegurará la permanencia en la Liga Endesa de forma matemática, visitará este sábado al San Pablo Burgos con la intención de ahorrarse agonías en la última jornada del campeonato y para ello buscará la que sería su tercera victoria consecutiva, una racha que no ha logrado en todo el campeonato.

El conjunto universitario llegó a enlazar dos triunfos un par de veces desde que arrancó la Liga y pretende elevar el listón cuando viene de superar por 86-94 al Divina Seguros Joventut de Badalona y por 78-76 con una canasta in extremis de Dino Radoncic al Unicaja de Málaga.

Esos resultados hacen que el UCAM CB llegue crecido y con moral tras haber dejado atrás, al menos por ahora, una situación muy comprometida.

El equipo dirigido por Sito Alonso, que es decimocuarto con 11 victorias y 21 derrotas y en la primera vuelta se impuso al cuadro castellano por 72-62, ha salido de la zona de descenso a la Liga LEB Oro y vencer en el Coliseum de Burgos le garantizaría seguir un año más en la máxima categoría. En caso de derrota habría que estar pendientes de lo que hicieran esté fin de semana el Cafés Candelas Breogán de Lugo, el Delteco Gipuzkoa Basket y el Movistar Estudiantes, pues si perdieran dos de esos conjuntos la salvación también sería un hecho para los murcianos.

"Hemos salido de donde estábamos con responsabilidad, trabajo y concentración, pero ahora no podemos relajarnos", ha dejado claro Alonso, quien ha vuelto a convocar al alero serbio Dejan Todorovic, quien aún aguarda su debut en esta campaña tras haber estado lesionado desde la pretemporada.