Diario Vasco

Jartum, 17 may. (EFE).- Los sudaneses se concentraron hoy en la plaza de la acampada, donde se encuentran desde principios del mes de abril, para rezar por los que perdieron la vida en los ataques lanzados en los pasados días en ese lugar, mientras el diálogo entre las partes sigue suspendido.

En la plaza situada frente al cuartel general, los sudaneses rezaron en este día sagrado para los musulmanes, el primero después del asalto lanzado el pasado 13 de mayo en el que perecieron cuatro personas y centenares resultaron heridas.

Nasr al Din Farah, imán de la oración de este viernes, pidió a los manifestantes sudaneses "respetar al ejército y las Fuerzas de Apoyo Rápido", unidades que fueron acusadas por los manifestantes de disparar con munición real contra ellos los días 13 y 15, días en que hubo una decena de heridos de bala.

Sin embargo, la junta militar que gobierna Sudán ha desmentido que hayan sido las unidades del Ejército y ha acusado a grupos "descontentos" con los resultados del acuerdo.

El imán Farah dijo que "los predicadores de la sedición quieren que los ciudadanos y el ejército se enfrenten" e instó a los manifestantes a que ?se controlen y continúen su revolución pacífica hasta que alcance sus objetivos".

La plataforma opositora Fuerzas de Libertad y Cambio dijo este viernes que ha habido "intentos" de quitar las barricadas colocadas en los accesos a la plaza, aunque dichos intentos "terminaron gracias a la solidaridad" de los manifestantes.

En respuesta a una llamada del movimiento islamista Ansar al Sharia y Estado de Ley, liderados por salafistas, cientos de personas salieron de las mezquitas en el barrio de Yabra, en el sur de Jartum, en protesta contra el acuerdo entre la junta militar y las Fuerzas de Libertad y el Cambio, que lo consideran un ?acuerdo excluyente que llevará al país a una dictadura civil?

Los miembros de esta corriente pidieron enmendar el acuerdo para que incluyese a las diversas fuerzas políticas del escenario sudanés, así como exigieron que no se elimine la ley islámica (sharia) de la vida pública, y corearon la consigna: "Esta revolución es una revolución de un pueblo y este pueblo es un pueblo musulmán".

La junta militar y la oposición sudanesa llegaron a un acuerdo parcial esta semana para un Gobierno transitorio, aunque el definitivo ha quedado suspendido hasta el momento y previsto que se retome este domingo.

Las negociaciones se han suspendido mientras las partes discutían la composición del Gobierno transitorio que detendrá el poder en esa fase, que debe estar compuesto por militares y civiles.

Las protestas se desencadenaron el pasado diciembre y se intensificaron a comienzos de abril, lo que llevó a los militares a derrocar al presidente Omar al Bashir el pasado 11 de abril.

A pesar de la caída del dictador, que gobernó desde 1989, los manifestantes han continuado protestando diariamente para forzar a los militares a entregar el poder a los civiles.