Diario Vasco

Bangkok, 17 may (EFE).- Singapore Airlines anunció hoy que mantiene "intacto" el pedido de 31 Boeing 737 Max para su filial SilkAir, que inmovilizó seis aparatos tras el accidente el pasado marzo de un avión de este modelo en Etiopía.

Sin embargo, el director ejecutivo del grupo, Goh Choon Phong, declaró a medios locales que no se volverán a lanzar vuelos con el 737 Max hasta que las autoridades aeroportuarias de todos los países a los que vuela SilkAir concedan la certificación de seguridad al modelo de Boeing.

Por su parte, Boeing anunció el jueves que había completado la actualización del software del 737 Max, cuyos errores se cree que están detrás de los dos accidentes, el de Etiopía y otro en Indonesia, que causaron centenares de muertos y la suspensión del aparato por parte de aerolíneas de todo el mundo.

El director ejecutivo de Singapore Airlines declaró que la aerolínea prestará "mucha atención" a la actualización del software por parte de Boeing, tal y como recogía hoy el medio singapurense Channel News Asia.

Goh hizo las declaraciones después de que la aerolínea informara hoy de sus resultados financieros el último año, en los que obtuvo unos ingresos récord gracias al aumento del número de pasajeros, pero sus beneficios se vieron reducidos a casi la mitad debido al aumento del precio de los carburantes.

La aerolínea ganó 16.320 millones de dólares singapurenses (11.890 millones de dólares estadounidenses o 10.636 millones de euros) en el ejercicio anual que terminó el 31 de marzo, un 3,3 % más que en el año anterior, después de que el número de pasajeros creciera un 7,2 %.