Diario Vasco

Managua, 17 may (EFE).- La Unión de Presos Políticos de Nicaragua informó este viernes de que al menos 31 manifestantes convictos resultaron heridos ayer jueves, durante un disturbio en la cárcel "La Modelo", que dejó a un opositor muerto de un disparo.

Del total de heridos, unos 19 se encuentran en estado "grave", luego de recibir una paliza por parte de las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional en "La Modelo", a unos 23 kilómetros al noreste de Managua, informó la Unión de Presos, compuesta por reos "políticos", tanto en la cárcel, como de los que han sido enviados a casa bajo régimen de "convivencia familiar".

Los "presos políticos" también distribuyeron una serie de audios y fotografías filtradas desde el interior de la prisión, que presentan una versión diferente de la que informó el Gobierno ayer miércoles.

Según la información brindada por el Gobierno, los reos destruyeron parte de la infraestructura de la galería en la que se mantenían recluidos, atacaron con violencia a los custodios, y en un forcejeo el convicto Eddy Montes Praslín, de doble nacionalidad nicaragüense y estadounidense, recibió un disparo, sin que hasta ahora las autoridades hayan identificado al autor.

En su informe, el Gobierno no hizo referencia a personas heridas.

La versión de los "presos políticos" es que un grupo de ellos se encontraba en un patio, cuando algunos se acercaron a la malla que separa a los reos de los custodios, uno de los cuales ordenó a los convictos que se alejaran, lo que produjo una discusión verbal.

Los "presos políticos" negaron la información oficial del "forcejeo", pues afirmaron que en medio de la discusión los guardias comenzaron a disparar con fusiles AK-47, de fabricación rusa, y Montes Praslín fue herido en la espalda cuando intentaba ingresar a su celda con el resto del grupo.

En las fotografías filtradas vía teléfono celular, se observa a la víctima agonizante, rodeada únicamente de sus compañeros de celda, algunos de los cuales aparecen con heridas en la cabeza o rostro, y golpes en el resto del cuerpo.

El ataque se detuvo cuando el jefe Venancio Alaniz, al que responsabilizan de la agresión, avisó a los custodios que se detuvieran, ya que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se encontraba en el lugar.

La Cruz Roja confirmó esta mañana la presencia de sus delegados al momento del disturbio, e informó que "facilitó la salida de los heridos que fueron atendidos por el equipo médico del penal", y que, tras entrevistarse "con varios detenidos", regresará hoy a La Modelo.

Diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos, tanto locales como internacionales, condenaron la respuesta de las autoridades frente a los "presos políticos", incluyendo a la embajada de Estados Unidos en Nicaragua, que ayer pidió se investigue la muerte de Montes Praslín.