Diario Vasco

Córdoba, 17 may (EFE).- El entrenador del Córdoba, Rafa Navarro, abogó por que su equipo se comporte "con la mayor dignidad posible" en el encuentro del domingo ante el Nàstic de Tarragona en el Nuevo Arcángel, al que etiquetó como "el más triste" por la situación de ambos conjuntos, ya descendidos matemáticamente a Segunda B.

"No motiva mucho, pero hay que jugarlo", afirmó este viernes en rueda de prensa el técnico cordobesista, que dejó claro que "en esta vida no puedes ir arrastrándote por el campo".

Navarro avanzó que alineará a "quienes mejor estén entrenando" y dijo que en sus planes está dar oportunidades "a chavales de la cantera" y también a algunos que han tenido menor protagonismo hasta ahora, pero que tienen contrato en vigor con el club.

El que fuera coordinador de la cantera hasta su promoción como entrenador al primer equipo, tras la destitución de Curro Torres, se postuló como elegible para la próxima campaña en Segunda B.

"Me veo capacitado y con fuerza", recalcó Rafa Navarro, para tomar las riendas de un proyecto "que empezaría desde cero" y no en una situación "llena de problemas" como la que se encontró, pues añadió que "así es muy complicado".

En cualquier caso, precisó que este extremo "es algo que cuando termine la temporada habrá que hablar con el club" y que entonces será cuando adopten una decisión.

Sobre la posibilidad de encontrarse un estado semivacío, el técnico cordobés admitió que no saben "lo que van a encontrar" después de "todo lo que se ha dicho durante la semana", pero subrayó que a él, "como aficionado", le gustaría que "la gente asistiera al partido y no se quedara fuera protestando".

Aún así, expresó su "respeto" por "cualquier cosa que hagan los aficionados del Córdoba" porque "están en su derecho".