Diario Vasco

Toledo, 17 may (EFE).- El PSOE de Castilla-La Mancha, que viene de ganar las elecciones generales del 28 de abril -algo que no lograba desde 1993-, afronta los comicios del 26 de mayo con el objetivo de ser el partido más votado en la región y gobernar en solitario con una mayoría holgada.

Mientras, el PP llega a esta cita con las urnas tras haber perdido más de 200.000 votos en las generales y estrenando líder, tras la marcha de María Dolores de Cospedal.

El presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reeleción, el socialista Emiliano García-Page, aspira a su segundo mandato al frente de la Junta de Comunidades, que sería el último según la ley electoral de Castilla-La Mancha que solo permite ocho años, con la incógnita de cuántos partidos tendrán representación en las Cortes regionales, donde se eligen solo a 33 diputados, y si serán necesarios pactos para gobernar, como en la actual legislatura.

RESULTADOS 2015 (33 escaños)

Partido % Votos Escaños

PP 37,49 16

PSOE 36,11 15

Podemos 9,75 2

Ciudadanos 8,64 0

ELECCIONES GENERALES 2019 (21 diputados)

Partido % Votos Escaños

PSOE 32,37 9

PP 22,69 6

Ciudadanos 17,47 4

Vox 15,29 2

Unidas Podemos 10,15 0

LOS CANDIDATOS

Emiliano García-Page (PSOE). (Toledo, 1968). Casado y con dos hijos, es licenciado en Derecho por la Universidad de Castilla-La Mancha. Presidente de la Junta de Comunidades desde 2015 y secretario general del PSOE en la región desde 2012. Tuvo su primer puesto político con 19 años, cuando fue elegido concejal del Ayuntamiento de Toledo y ocupó la Alcaldía de Toledo desde 2007 a 2015. Antes de ser alcalde ocupó varios cargos en el Ejecutivo castellanomanchego.

Paco Núñez (PP). (Almansa, 1982). Casado y con tres hijos, es licenciado por Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid. De mayo de 2011 a octubre de 2018 ha sido alcalde de Almansa. También ha sido presidente de la Diputación de Albacete desde 2011 a 2015 y parlamentario en las Cortes desde 2015. Es presidente del PP de Castilla-La Mancha desde octubre de 2018, tras la renuncia de Cospedal.

José García Molina (Unidas Podemos). (Barcelona, 1969). Licenciado en Pedagogía por la Universidad de Barcelona y doctor en Pedagogía Social por la misma universidad. Soltero y sin hijos, es profesor titular de Pedagogía Social en la UCLM. Desde 2015 es el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha. En la actualidad, y desde agosto de 2017, es vicepresidente segundo de la Junta y desde 2015 hasta 2017 fue diputado autonómico.

Carmen Picazo (Ciudadanos). (Albacete, 1975). Está casada y tiene tres hijos. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Castilla-La Mancha y ha ejercido como abogada. Es concejala y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Albacete desde 2015. También es secretaria de Acción Institucional de Ciudadanos en Castilla-La Mancha.

Daniel Arias (Vox). (Vilanova i la Geltrú. Barcelona. 1981). Está casado y es padre de un hijo. Es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte y diplomado en Magisterio de Educación Física. Es director de un colegio en Torrijos (Toledo).

LAS CLAVES

La encuesta del CIS apunta a una victoria del PSOE en Castilla-La Mancha, algo que no consigue en unas elecciones autonómicas desde 2007, con una horquilla que va desde los 15 hasta los 18 diputados, que supondría una mayoría absoluta.

Sin embargo, con la experiencia de Andalucía y temiendo que la victoria del 28 de abril haga que sus votantes se confíen y no vayan a votar, García-Page insiste en que no hay que dar nada por hecho y llama constantemente a la movilización. También repite que su apuesta es gobernar en solitario con una mayoría holgada porque, como sostiene, "se corre más sin muletas".

Por su parte, el PP de Castilla-La Mancha llega a estas elecciones después de perder 200.000 votos en las generales del 28 abril y prácticamente estrenando líder, Paco Núñez, que se puso al frente del partido en octubre de 2018, cuando Cospedal dejó la Presidencia del PP de Castilla-La Mancha tras doce años y que, hasta el momento, no ha participado en ningún acto de campaña.

Los 'populares' solo han gobernado en Castilla-La Mancha en la legislatura 2011-2015, con Cospedal al frente del Ejecutivo regional, y ahora piden que el voto de centro-derecha se vuelva a reunir entorno al PP para poder gobernar, mientras que la encuesta del CIS le da de 11 a 14 escaños.

En caso de necesitar pactos, Unidas Podemos se ha ofrecido al PSOE para reeditar el cogobierno que se instauró en agosto de 2017 y que, según García Molina, ha sido beneficioso para la región y podría servir de ejemplo para un hipotético gobierno de coalición a nivel nacional. Unidas Podemos insiste en presentarse como el aliado "progresista" para un futuro pacto en Castilla-La Mancha, frente a otra opción que podría darse, Ciudadanos.

En Castilla-La Mancha, la formación naranja prefiere no hablar de pactos, aunque sus líderes nacionales han insistido en diferenciar a García-Page de su jefe de filas a nivel nacional, Pedro Sánchez, con el que rechazan negociar.

Tanto Unidas Podemos como Ciudadanos podrían tener dos o tres diputados, según la encuesta del CIS, por lo que todo apunta a que el PSOE podría negociar con uno de los dos, en caso de necesitarlo.

Vox, la novedad de estas elecciones autonómicas, parte con unas estimaciones de lograr uno o ningún diputado, según el CIS, aunque confían en que las encuestas se queden cortas.

Sin embargo, todas las formaciones saben lo difícil que puede ser conseguir un diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha y no pierden de vista la experiencia de Ciudadanos en 2015, cuando a pesar de tener el 8,6 por ciento de los sufragios, se quedó sin representación en las Cortes.