Diario Vasco

Santander, 17 may (EFE).- La plantilla de la fábrica de Sidenor de Reinosa (Cantabria), acompañada por varios miles vecinos de la comarca de Campoo, se ha manifestado este viernes en Santander, en medio del frío y la lluvia, para reclamar garantías laborales de cara a la posible venta de la parte de forja de grandes piezas y laminado de la factoría.

El motivo de la protesta es, según el comité de empresa, que Sidenor Forgings & Castings está en un proceso de venta "inminente y prácticamente cerrado", mientras que sus empleados no tienen "a día de hoy garantías concretas de futuro industrial ni de compromisos sociolaborales".

Al término de la marcha, el presidente del comité de empresa, César Fernández, ha leido un manifiesto en el que pide responsabilidades tanto a la dirección de la fábrica como al Gobierno regional, que a través de Sodercan tiene un 25 % de esa parte que se quiere vender de la factoría (Sidenor Forgings & Castings).

Además de la pancarta que ha encabezado la manifestación, bajo el lema "Futuro con garantías para las fábricas de Sidenor Reinosa", se han podido leer varios carteles cargando contra el presidente del grupo siderúrgico, José Antonio Jainaga.

Una hora y cuarto después de comenzar la manifestación ha llegado la manifestación a la plaza del Ayuntamiento, donde el presidente del comité de empresa (CCOO, UGT, USO y CSIF) ha agradecido su solidaridad a la comarca, cuyas empresas y colegios han cerrado a la hora de la protesta.

"Lo que conocemos (...) son sendas presentaciones industriales en PowerPoint de los dos posibles compradores sin más", ha afeado Fernández, quien ve en esas ofertas "posibles potenciales industriales, pero también carencias", de ahí su "preocupación".

Así, ha pedido al Gobierno regional que, a través de Sodercan, gestione y trabaje en buscar la mejor opción o solución de compra para que la fábrica - con más de 600 trabajadores- sea "un proyecto de futuro", así como al conjunto de partidos políticos que velen para que así sea.

"De no cumplirse las exigencias anteriores, el Gobierno de Cantabria tiene que plantar cara a Sidenor y mostrase con firmeza en sus decisiones", ha advertido.

A la dirección de Sidenor le ha instado a dejar la factoría campurriana en manos de la opción de compra que mejor garantice su futuro y "no la que más beneficie" al resto de los intereses del grupo siderúrgico.

En concreto, se ha referido a José Antonio Jainaga, que lleva gestionando esta empresa más de 20 años, pare decirle que, en su opinión, tiene "la obligación ética y moral más allá de la legal de garantizar el futuro de la fábrica".

"Si en este proceso de venta las personas que trabajamos en la fábrica campurriana entendemos que no garantiza nuestro futuro, tenga muy claro que no cesaremos en nuestra lucha", ha avisado.